Los niños ocultos: descubiertos

La vida de los que se ocultaban era siempre peligrosa. En toda la Europa bajo ocupación alemana, los nazis concertaron sus esfuerzos para localizar a los judíos que estaban ocultos. Las autoridades alemanas y sus colaboradores castigaban severamente a los que ayudaban a los judíos y ofrecían recompensas a las personas que estuvieran dispuestas a entregarlos. A partir de marzo de 1943, la Gestapo (policía secreta del estado alemán) otorgó a algunos judíos de Alemania el aplazamiento de la deportación a cambio de un seguimiento de sus correligionarios que vivían en la clandestinidad. En la primavera de 1945, cuando el régimen nazi quedó en ruinas, estos informantes ya habían entregado a 2.000 judíos. En otros países, los vecinos traicionaban a otros por dinero o por el apoyo del régimen. En la Polonia bajo ocupación alemana, los chantajistas les quitaban dinero o propiedades a los judíos amenazándolos con entregarlos a las autoridades.

Los judíos ocultos fueron descubiertos por casualidad durante las redadas en busca de conscriptos para el trabajo forzado, células de la resistencia, comerciantes del mercado negro, o en búsquedas de documentos al azar. Un lapsus al hablar, unos documentos falsos mal hechos o las habladurías podían provocar arrestos y deportaciones.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.