A German postcard showing the entrance to the Lodz ghetto. [LCID: 07065]

Lodz

Más información sobre esta imagen

La ciudad de Lodz se encuentra a 120 km (75 millas) al suroeste de Varsovia, Polonia. Los judíos de Lodz formaban la segunda mayor comunidad de judíos, después de Varsovia, en la época de la preguerra en Polonia. Las tropas alemanas ocuparon Lodz una semana después de que Alemania invadiera Polonia, el 1 de septiembre de 1939. Lodz se anexionó a Alemania como parte del Warthegau. Los alemanes cambiaron su nombre por el de Litzmannstadt en honor al general alemán Karl Litzmann, quien conquistó la ciudad durante la Primera Guerra Mundial.

A principios de febrero de 1940 los alemanes crearon un ghetto en la zona noreste de Lodz. Cerca de 160.000 judíos, más de un tercio de la población de la ciudad, fueron hacinados en una pequeña área.

Con vallas de alambre de púas, los alemanes aislaron el ghetto del resto de Lodz. Unidades especiales de policía vigilaban el perímetro del ghetto, mientras que mantener el orden en su interior era responsabilidad de la policía judía. El área del ghetto se dividió en tres partes, partiendo de la intersección de dos carreteras principales. La intersección quedaba fuera del ghetto. Sobre las dos vías públicas se construyeron puentes que conectaban las tres partes del ghetto. Los tranvías para los ciudadanos de Lodz que no eran judíos atravesaban el ghetto, pero no se les permitía parar allí.

En la época previa a la guerra, Lodz había sido uno de los principales centros industriales de Polonia. Bajo la ocupación alemana, el ghetto de Lodz se convirtió en un importante centro de producción. Ya en mayo de 1940, los alemanes crearon fábricas en el ghetto y utilizaron a los residentes judíos para realizar trabajos forzados. En agosto 1942 dentro del ghetto había casi 100 fábricas. Las principales fábricas producían textiles, especialmente uniformes, para el ejército alemán. Mordechai Chaim Rumkowski, presidente del Consejo Judío del ghetto de Lodz, quiso evitar la destrucción del ghetto haciéndolo lo más productivo posible. Creía que la mano de obra judía, esencial para las fábricas alemanas, evitaría la posible deportación de judíos y, así, el ghetto de Lodz sobreviviría hasta el final de la guerra.

Las condiciones de vida en el ghetto eran horrendas. La mayoría de los barrios no tenían ni agua corriente ni sistema de alcantarillado. Los trabajos forzados, el hacinamiento y la hambruna eran los rasgos distintivos del día a día. Una inmensa mayoría de los residentes del ghetto trabajaba en las fábricas alemanas y lo único que recibían a cambio de los empresarios eran escasas raciones de comida. Más del 20 por ciento de la población del ghetto murió como resultado directo de las severas condiciones de vida.

DEPORTACIONES AL GHETTO DE LODZ

Entre 1941 y 1942, casi 40.000 judíos fueron deportados al ghetto de Lodz: 20.000 desde Alemania, Austria, el Protectorado de Bohemia y Moravia, y Luxemburgo; y casi otros 20.000 desde los pueblos provinciales más pequeños del Warthegau. Cerca de 5.000 romaníes (gitanos) fueron deportados al ghetto desde Austria, principalmente desde la provincia de Burgenland. Estos fueron confinados en un bloque de edificios separado.

DEPORTACIONES DESDE EL GHETTO DE LODZ

En enero de 1942, las autoridades alemanas comenzaron a deportar judíos desde Lodz al campo de exterminio de Chelmno. En septiembre de 1942, habían deportado a Chelmno a más de 70.000 judíos y cerca de 5.000 romaníes. En Chelmno, un destacamento especial de la SS utilizaba los furgones de gas móviles (furgonetas con un compartimiento herméticamente sellado que servían de cámara de gas) para matar a los judíos deportados. Antes de la deportación, se concentraba a los judíos en diversos puntos de reunión del ghetto. En un principio, los alemanes solicitaban al Consejo Judío que confeccionara las listas de los deportados. Como este método no cumplía con las cuotas requeridas, los alemanes recurrieron a las redadas policiales. Durante las operaciones de deportación, el personal alemán fusiló y mató a cientos de judíos, incluyendo niños, ancianos y enfermos.

Entre septiembre de 1942 y mayo de 1944 no se realizaron deportaciones importantes desde Lodz. El ghetto se parecía a un campo de trabajos forzados. En la primavera de 1944, los nazis decidieron destruir el ghetto de Lodz. En aquel entonces, Lodz era el último ghetto que quedaba en Polonia y en mayo de 1944 contaba con una población de unos 75.000 judíos. En junio y julio de 1944 los alemanes reanudaron las deportaciones desde Lodz y cerca de 3.000 judíos fueron deportados a Chelmno. A los residentes del ghetto se les dijo que los estaban trasladando a campos de trabajo en Alemania. En agosto de 1944, los alemanes deportaron a los sobrevivientes del ghetto al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau.