<p>Cementerio de Hadamar donde las víctimas del exterminio por eutanasia de Hadamar fueron enterradas. Esta fotografía fue tomada hacia el final de la guerra. Hadamar, Alemania, abril de 1945.</p>

El juicio de Hadamar

Más información sobre esta imagen

El juicio de Hadamar (del 8 al 15 de octubre de 1945) fue el primer juicio de atrocidades masivas que tuvo lugar en la zona de Alemania ocupada por los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

En los primeros meses de la ocupación, los juicios americanos se centraron solamente en las violaciones clásicas de la ley internacional, principalmente en los asesinatos de personal militar de los Aliados que ocurrieron en los últimos meses de la guerra. Sin embargo el descubrimiento a fines de marzo de 1945 de las instalaciones de “eutanasia” de Hadamar cerca de Limburg sobre el río Lahn en la Alemania occidental central fascinó al publico americano, y impulsó a las autoridades militares estadounidenses a realizar sus primeros esfuerzos para juzgar los crímenes asociados con las políticas persecutorias de la Alemania nazi.

Hadamar había sido una instalación de “eutanasia” desde 1941. Entre enero y agosto de ese año, unos 10.000 personas incapacitadas mental y físicamente habían sido gaseadas ahí bajo los auspicios de la Operación T4. Esta operación de asesinato fue temporalmente detenida en agosto de 1941. Cuando fue restablecida el verano siguiente en 1942, el personal médico de Hadamar empezó otra vez a asesinar pacientes incapacitados. Desde 1942 hasta el fin de la guerra en mayo de 1945, la instalación se cobró 4.400 victimas adicionales por sobredosis letales de medicación.

Las autoridades americanas inicialmente querían juzgar a los médicos, enfermeros, y personal administrativo de Hadamar que tenían bajo su custodia, por los asesinatos de casi 15.000 pacientes alemanes, pero rápidamente descubrieron que no tenían jurisdicción para hacerlo bajo el derecho internacional. Antes de la publicación en diciembre de 1945 de la ley número 10 del Consejo Aliado de Control, que permitía la incriminación elástica de “crímenes contra la humanidad”, y que fue introducida en la acusación del Tribunal Militar Internacional (TMI) de Nuremburg, los tribunales militares estadounidenses no podían juzgar a ciudadanos alemanes por el asesinato de sus conciudadanos. Antes de los juicios de Nuremberg, el derecho internacional los limitaba a procesar crímenes contra su personal militar y civil estadounidense, y de sus aliados, en los territorios donde tenían control. Los acusadores americanos sin embargo encontraron una laguna jurídica. Entre las victimas se contaban 476 trabajadores soviéticos y polacos con tuberculosis que fueron enviados a su muerte en Hadamar en los últimos meses de la guerra. Como estos trabajadores eran ciudadanos de países aliados con los Estados Unidos, los acusadores americanos podían empezar acciones legales contra siete acusados de Hadamar asociados con los asesinatos de “los trabajadores del este.” El 15 de octubre de 1945, Leon Jaworski, el acusador principal, que ganaría fama en los años setenta como el Fiscal Especial del caso de Watergate, obtuvo condenas para todos los acusados. El tribunal militar estadounidense de seis miembros condenó a muerte en la horca a Alfons Klein, el jefe de administración, y Heinrich Rufo y Karl Willig, dos enfermeros. Por su vejez, el jefe de médicos, Adolf Wahlmann, recibió pena de cadena perpetua que fue finalmente conmutada. Dos empleados de la administración de Hadamar recibieron condenas de 35 y 50 años, respectivamente, mientras la única mujer acusada, Irmgard Huber, recibió la condena más liviana de 25 años de cárcel. El 14 de marzo de 1946, Klein, Rufo, y Willig fueron ahorcados.

Los crímenes de “eutanasia” fueron transferidos a principios de 1946 a tribunales alemanes recientemente reconstituidos. Un tribunal alemán en Frankfurt a principios de 1947 juzgó a 25 empleados de Hadamar, incluyendo al doctor Wahlmann y la enfermera Huber por las muertes de unos 15.000 pacientes alemanes asesinados en la instalación.