<p>Deportación de judíos a Riga, Letonia. Bielefeld, Alemania, 13 de diciembre de 1941.</p>

Los ferrocarriles alemanes y el Holocausto

La Conferencia de Wannsee tuvo lugar el 20 de enero de 1942, en Berlín, a fin de coordinar la implementación de la propuesta "Solución final". En Wannsee, las SS calcularon que la “solución final” -la cual ya había comenzado- involucraría en última instancia a once millones de judíos europeos. Los artífices nazis vislumbraron la inclusión de judíos que vivían en países neutrales o sin ocupación, como Irlanda, Suecia, Turquía y Gran Bretaña.

La red ferroviaria europea desempeñó un papel crucial en la implementación de la "solución final". Los judíos de Alemania y de la Europa bajo su ocupación eran deportados en ferrocarril a campos de exterminio en la Polonia ocupada por los alemanes, donde eran asesinados. Los alemanes intentaban ocultar sus intenciones mortíferas llamando a estas deportaciones "reasentamiento en el Este". A las víctimas se les decía que se las trasladaba a campos de trabajo, pero, en realidad, desde 1942, la deportación significaba el viaje a centros de exterminio para la mayoría de los judíos.

Las deportaciones a esta escala exigían la coordinación de numerosos ministerios del gobierno alemán y organizaciones estatales, que incluían la Oficina Principal de Seguridad del Reich (RSHA), el Ministerio de Transporte y la Oficina de Relaciones Exteriores. La RSHA coordinaba y dirigía las deportaciones, el Ministerio de Transporte organizaba los itinerarios de los trenes, y la Oficina de Relaciones Exteriores negociaba con los Estados aliados de Alemania la entrega de sus judíos.

Los alemanes usaban vagones de carga y de pasajeros para las deportaciones. No les daban agua ni alimento a los deportados, aún cuando los transportes debían esperar días en ramales ferroviarios a que pasaran otros trenes. Los deportados que estaban en vagones de carga sellados sufrían de calor intenso en verano, de temperaturas heladas en invierno y del hedor de orina y excremento. Más allá de un balde, no se les ofrecía nada más para las necesidades sanitarias. Sin comida ni agua, muchos deportados morían antes de que los trenes llegaran a su destino. Guardias armados le disparaban a quien intentaba huir. Entre el otoño de 1941 y el de 1944, millones de personas fueron transportadas en ferrocarril a los campos de exterminio y otros centros similares en la Polonia y la Unión Soviética bajo ocupación.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.