<p>Mujeres y niños judíos deportados de Hungría, separados de los hombres, se ponen en línea para la selección. Campo de Auschwitz, Polonia, mayo de 1944.</p>

La difícil situación de los niños judíos

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, aproximadamente 1,6 millones de niños judíos vivían en los territorios que los ejércitos alemanes o sus aliados iban a ocupar. Cuando la guerra terminó en mayo de 1945, más de 1 millón y quizás hasta 1,5 millones de niños habían muerto, como víctimas del calculado programa de genocidio nazi. Como escribió el historiador del ghetto de Varsovia Emanuel Ringelblum en 1942, “aun en los tiempos más brutales, brilló una llama de humanidad en el corazón más cruel, y perdonaron a los niños. Pero la crueldad hitleriana es diferente. Es capaz de devorar a nuestros seres más queridos, a aquellos que hacen surgir la mayor compasión: los niños inocentes”.

La liberación de la tiranía nazi no terminó con el sufrimiento de los pocos niños judíos que sobrevivieron al Holocausto. Muchos de ellos debieron enfrentar un futuro sin padres, abuelos o hermanos.

Persecución
La persecución nazi de los judíos comenzó en Alemania en 1933. En 1939, se había privado sistemáticamente a los judíos del país de sus derechos civiles y su propiedad, y se los había aislado de la comunidad nacional. Las conquistas alemanas en Europa después de 1939 provocaron la implementación de políticas antisemitas en los territorios ocupados. Si bien el ritmo y la severidad de la persecución fueron distintos en cada país, a los judíos se los diferenció, denigró y segregó de sus vecinos.

En Europa oriental, los nazis generalmente aislaron a los judíos en ghettos, a menudo establecidos en las secciones más desoladas de una ciudad. En Europa occidental, los campos de internamiento, muchos de los cuales se habían establecido antes para albergar a refugiados y extranjeros enemigos, funcionaban como centros de detención para los judíos. Dichas políticas de aislamiento ayudaron a los nazis cuando comenzaron los fusilamientos masivos y las deportaciones a los centros de exterminio.

Muerte
En 1941, Hitler tomó la decisión de implementar el asesinato sistemático y en masa de los judíos. Los equipos móviles de matanza siguieron al ejército alemán a la Unión Soviética en junio de 1941, y a fines de ese año, asesinaron a casi un millón de hombres, mujeres y niños judíos. En diciembre, el centro de exterminio de Chelmno inició sus operaciones. Durante 1942, los nazis establecieron otros cinco campos de la muerte para llevar a cabo el gaseo de los judíos de Europa.

A todos los judíos los perseguían para matarlos, pero la tasa de mortalidad de los niños era especialmente alta. Solo del 6 al 11% de la población de niños judíos de Europa antes de la guerra sobrevivió en comparación con el 33% de los adultos. A los jóvenes generalmente no los elegían para realizar trabajos forzados, y los nazis a menudo realizaban “acciones de niños” con el fin de reducir la cantidad de “bocas inútiles” en los ghettos. En los campos, a los niños, los ancianos y las mujeres embarazadas se los enviaba rutinariamente a las cámaras de gas inmediatamente después de su llegada.

Liberación
Después de la derrota de la Alemania nazi, el mundo entero descubrió el sorprendente saldo de víctimas humanas que dejó el Holocausto. Muy pocos niños judíos sobrevivieron. En los centros de exterminio y los campos de concentración de Europa, los experimentos médicos, las enfermedades, el maltrato y el asesinato sistemático se cobraron muchas vidas. De los aproximadamente 216.000 jóvenes judíos deportados a Auschwitz, solo 6.700 adolescentes fueron elegidos para realizar trabajos forzados; casi todos los demás fueron enviados directamente a las cámaras de gas. Cuando liberaron el campo el 27 de enero de 1945, las tropas soviéticas encontraron solo 451 niños judíos entre los 9.000 prisioneros sobrevivientes.

Poco después de la liberación, las agencias judías de toda Europa comenzaron a localizar a los sobrevivientes y medir las bajas comunitarias. En los Países Bajos, sobrevivieron unos 9.000 niños judíos. Del casi millón de niños judíos que había en Polonia en 1939, solo sobrevivieron alrededor de 5.000. La mayoría de ellos sobrevivieron en la clandestinidad.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.