Mapa animado

El viaje del St. Louis

El 13 de mayo de 1939, el transatlántico alemán "St. Louis" navegó desde Hamburgo, Alemania, hacia Habana, Cuba. Había 937 pasajeros en el barco. Casi todos eran judíos huyendo del Tercer Reich. El anexo de Austria en marzo de 1938; el ascenso de asaltos personales contra los judíos durante la primavera y el verano; el pogrom de Kristallnacht que ocurrió por todo el país en noviembre; y la apropiación subsiguiente de la propiedad judía resultaron en una inundación de aplicaciones de visas. La situación apremiante de los refugiados judíos alemanes, que eran perseguidos en su país y rechazados al exterior, se muestra con la historia del viaje del "St. Louis".

La transcripción completa

Con el ascenso al poder de Hitler, los nazis empezaron la persecución sistemática de los judíos en Alemania.

Durante el pogrom de Kristallnacht de noviembre de 1938, la violencia nazi y la destrucción de propiedad judía ocurrieron en muchas ciudades alemanas.

Muchos judíos decidieron irse de Alemania en frente a esta amenaza creciente.

Sus destinaciones preferidas eran el Mandato Británico de Palestina y los Estados Unidos.

Sin embargo, los dos lugares tenían cuotas estrictas que limitaban el número de inmigrantes.

Desesperados para escaparse de la Alemania nazi, 937 pasajeros, casi todos refugiados judíos, abordaron el barco "St. Louis" y salieron de Hamburgo para Habana, Cuba, el 13 de mayo de 1939.

Después de unas dos semanas, llegaron a Habana.

Oficiales cubanos se negaron a permitir la entrada de los refugiados a Cuba, diciendo que las tarjetas de inmigración (que fueron compradas a un oficial consular corrupto en Alemania) eran invalidas.

Solamente 28 pasajeros - entre ellos 22 judíos que habían asegurado visas cubanas validas - fueron permitidos a desembarcar en Habana.

El resto permanecieron en el barco por cinco días mientras un representativo del Comité Judío Americano para la Distribución Conjunta negociaba con el gobierno cubano.

Las negociaciones fueron un fracaso. El barco fue ordenado a dejar el territorio cubano, y navegó lentamente hacia Miami.

Telegramas requiriendo refugio fueron enviados a la Casa Blanca y el departamiento de Estado de los Estados Unidos pero la entrada fue rechazada. El barco "St. Louis" volvió hacia Europa.

Durante el viaje de regreso, cuatro países europeos consintieron a admitir los refugiados. Los pasajeros desembarcaron en Antwerp (Amberes) el 17 de junio de 1939, después de más de un mes en el mar.

Con la invasión alemana de la Europa occidental en 1940, muchos de los pasajeros del "St. Louis" fueron atrapados de nuevo bajo el dominio nazi y posteriormente perecieron en el Holocausto.


  • US Holocaust Memorial Museum

Share This