Survivors in Bergen-Belsen concentration camp after liberation.

Bergen-Belsen

El campo de Bergen-Belsen se creó en 1940, al sur de las pequeñas ciudades de Bergen y de Belsen, a unos 17 km (11 millas) al norte de Celle, en Alemania. Hasta 1943, Bergen-Belsen fue exclusivamente un campo de prisioneros de guerra. En un principio, allí se retenía a los prisioneros de guerra franceses y belgas y, después de 1941, a los prisioneros de guerra soviéticos. Muchos de los prisioneros murieron víctimas del hambre o de las enfermedades provocadas por negligencias intencionadas.

En 1943, las autoridades alemanas crearon el denominado "campo de residencia" de Bergen-Belsen en una parte del sitio en el que se encontraba el campo de prisioneros de guerra. Este recinto albergaba a varios miles de prisioneros judíos bajo el pretexto de que serían intercambiados por nacionales alemanes retenidos por los aliados occidentales. Muy pocos de los judíos detenidos llegaron a ser intercambiados. En febrero de 1944, los alemanes permitieron que unos 200 prisioneros huyeran a Palestina como intercambio por ciudadanos alemanes que se encontraban en territorio británico y en una ocasión permitieron que más de 1.500 judíos húngaros entraran en Suiza a cambio de dinero en efectivo. Los alemanes esperaban que estos intercambios facilitaran las negociaciones de paz con los oficiales americanos y británicos. En julio de 1944, más de 4.000 de estos judíos de "intercambio" estuvieron retenidos en Bergen-Belsen. En diciembre de 1944, los alemanes designaron Bergen-Belsen como un campo de concentración.

A lo largo de su existencia, el campo se amplió hasta incluir ocho secciones: un "campo de prisioneros", dos campos para mujeres, un campo especial, un campo de neutrales, el "campo estrella", un campo húngaro y un campo de tiendas de campaña. El "campo de prisioneros" albergaba a prisioneros judíos traídos desde los campos de concentración de Natzweiler-Struthof y de Buchenwald para construir el campo. Se cerró en febrero de 1944. En marzo de 1944, se trajeron a Bergen-Belsen los prisioneros de otros campos de concentración que estaban demasiado enfermos o que ya no eran capaces de trabajar. El campo especial albergaba a judíos de Polonia que tenían en su poder papeles (generalmente pasaportes o visados de entrada) emitidos por países extranjeros. La SS y la policía alemana deportaron a la mayoría de ellos a Auschwitz para que los mataran.

El campo de los neutrales estaba reservado para varios de cientos de judíos que eran ciudadanos de países neutrales; incluidos España, Portugal, Argentina y Turquía. El "campo estrella" albergaba cerca de 4.000 prisioneros judíos, sobre todo de los Países Bajos, que aparentemente iban a ser intercambiados por los nacionales alemanes recluidos por los aliados. Los prisioneros del "campo estrella" no estaban obligados a llevar los uniformes del campo, sino que por el contrario llevaban cosida la Estrella de David en sus ropas (de ahí viene el nombre del campo). El campo húngaro se construyó en julio de 1944 para más de 1.600 judíos húngaros a quienes Heinrich Himmler (jefe de la Gestapo y de la Waffen SS) planeaba intercambiar por dinero y mercancías. Estos prisioneros no llevaban los uniformes del campo, en cambio sus ropas se marcaron con una Estrella de David.

Bergen-Belsen también sirvió como campo de recogida de prisioneros enfermos y heridos transportados desde otros campos de concentración. Se instalaron en una sección separada, el denominado campo hospital. Cuando el campo hospital se saturó, las prisioneras enfermas (entre ellas Ana Frank) se trasladaron al campo de tiendas de campaña. En la enfermería del campo se utilizaron inyecciones letales para matar a muchos prisioneros que estaban gravemente enfermos.

A medida que las fuerzas aliadas avanzaban hacia Alemania, a finales de 1944 y principios de 1945, Bergen-Belsen se convirtió en un campo de recogida de los miles de prisioneros judíos evacuados desde los campos cercanos al frente. La llegada de miles de nuevos prisioneros, muchos de ellos sobrevivientes de las marchas de la muerte, inundó el campo. En febrero de 1945 había ya aproximadamente 22.000 prisioneros. Con la llegada de los prisioneros evacuados desde el este, el 15 de abril de 1945 ya había más de 60.000 prisioneros. El hacinamiento, las condiciones sanitarias pobres y la falta de alimento y abrigo adecuados dieron lugar a una epidemia de tifus. En los primeros meses de 1945 murieron decenas de miles de prisioneros, quizás unas 35.000 personas.

El 15 de abril de 1945, las fuerzas británicas liberaron el campo de Bergen-Belsen. En el campo encontraron a sesenta mil prisioneros, la mayoría de ellos gravemente enfermos. Miles de cadáveres permanecían sin enterrar dentro de los límites del campo. Más de 10.000 ex-prisioneros, demasiado enfermos para recuperarse, murieron después de la liberación. Después de evacuar Bergen-Belsen, las fuerzas británicas quemaron todo el campo para evitar la propagación del tifus. Durante su existencia, aproximadamente 50.000 personas murieron en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Después de la liberación, en los cuarteles de la escuela militar alemana cercanos al campo de concentración original se creó un campo de desplazados que alcanzó más de 12.000 habitantes.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.