<p>Refugiados polacos judíos, parte del movimiento de la Brihah (la huida masiva de judíos de la Europa oriental durante la posguerra), llegan a Viena. Austria, verano de 1946.</p>

Brihah

Brihah (palabra hebrea que significa "huida, escape") fue el nombre que recibió la emigración ilegal organizada, de la posguerra, desde Europa oriental a las zonas ocupadas por los Aliados a Palestina o Israel. El traslado clandestino de judíos fuera de Polonia hacia el oeste se originó a raíz de una conferencia organizada por jóvenes sionistas polacos en Lublín a fines de 1944, después de la liberación soviética de la ciudad. Abba Kovner, partisano y poeta, fue uno de los primeros líderes de esta organización liberal que al principio no tenía nada que ver con las autoridades judías en Palestina. Los miembros de las organizaciones sionistas pasaban de contrabando miles de judíos a través de la frontera polaca con Checoslovaquia y Hungría (a través de los Montes Tatras desde Alta Silesia hasta Praga y Budapest) y los trasladaban a campos de refugiados en Alemania, Austria e Italia.

Los funcionarios de la Brigada Judía del ejército británico asumieron el control de la operación junto con agentes de la Haganá (el ejército judío clandestino en Palestina) que esperaban pasar de contrabando tantos desplazados como fuera posible a Palestina a través de Italia. El Comité Judío Americano para la Distribución Conjunta financió la operación. Cuando el éxodo de judíos se intensificó después de julio de 1946 (después de un pogrom contra los judíos en Kielce, Polonia), el grupo de Kovner estableció una red de ramales ferroviarios que enviaban a los sobrevivientes (así como también judíos polacos repatriados desde la Unión Soviética) a zonas ocupadas por estadounidenses en Alemania y Austria, así como Italia. Los comandantes de zonas estadounidenses y funcionarios checoslovacos permitían tácitamente la infiltración.

Las cifras de la organización Brihah sugieren que entre agosto de 1945 y fines de junio de 1946 (antes del traslado masivo después del pogrom de Kielce) más de 48.000 judíos abandonaron Polonia de esta manera. Después de julio de 1946, al menos 90.000 judíos más abandonaron Polonia. No se conoce con certeza la cantidad total, pero es probable que al menos 150.000 judíos llegaran a campos de refugiados (y, posteriormente, Palestina o Israel) con la ayuda del movimiento de la Brihah.