<p>Redada a judíos. París, Francia, aproximadamente en 1942.</p>

Francia

Más información sobre esta imagen

Durante el período de entreguerras, Francia fue una de las naciones más liberales en la apertura de sus puertas a los refugiados judíos procedentes de Polonia, Rumania y Alemania. No obstante, en 1939 el gobierno francés impuso restricciones para la inmigración judía y estableció campos de reclusión para los refugiados. Cuando Alemania derrotó a Francia en junio de 1940, había aproximadamente 350.000 judíos en el país. Más de la mitad de ellos eran refugiados de Alemania que habían llegado durante la década de 1930.

Francia firmó un armisticio con Alemania en junio de 1940. Según los términos del armisticio, el norte de Francia fue ocupado en forma directa por Alemania; las provincias orientales de Alsacia y Lorena fueron anexadas a Alemania. El sur de Francia permaneció sin ocupación y fue gobernado por una gestión francesa bajo el liderazgo del mariscal Henri Philippe Petain. La capital del régimen de Petain era la ciudad de Vichy. La Francia de Vichy, que era originariamente neutral, colaboró estrechamente con Alemania.

Después de la derrota de Francia, el gobierno de Vichy promulgó legislación antisemita, incluida la Statut des Juifs (Ley de los Judíos), promulgada en dos partes en octubre de 1940 y junio de 1941. Esta ley integral excluía a los judíos de la vida pública; exigía su despido de cargos en la función pública, el ejército, el comercio y la industria; y les prohibía el ejercicio profesional (en medicina, derecho y enseñanza, por ejemplo).

En julio de 1941, Vichy inauguró un extenso programa de "arianización", mediante el cual se confiscaba la propiedad de judíos para el estado francés. Muchos judíos quedaron en la indigencia. Los extranjeros fueron particularmente vulnerables. A miles de ellos los enviaron a campos de reclusión, como Gurs cerca de la frontera con España, donde muchos murieron. Las autoridades alemanas también deportaron a 4.000 judíos desde Gurs a Auschwitz. En otras partes de Francia, otros campos importantes donde recluyeron a los judíos (en su mayoría extranjeros) fueron Saint-Cyprien, Rivesaltes, Le Vernet y Les Milles. También hubo muchos campos más pequeños.

A principios de 1942, comenzaron los preparativos para la inclusión de judíos de Europa occidental en la “solución final”. Ese verano comenzaron las deportaciones desde Francia. La policía francesa arrestó a los judíos, principalmente los que no tenían ciudadanía de ese país, en las zonas ocupadas y las no ocupadas (Vichy). A mediados de julio, capturaron a 13.000 judíos en París y los recluyeron durante varios días en el estadio deportivo Velódromo de Invierno. Se los tuvo sin comida ni agua hasta su deportación a Auschwitz. En toda Francia, reunieron a los judíos en campos, los cargaron en vagones de ganado y los enviaron al campo de tránsito de Drancy, al nordeste de París. Más de 60 transportes separados salieron de Drancy durante 1942. La mayoría de ellos fueron a Auschwitz-Birkenau. Drancy fue la última parada antes del viaje a Auschwitz para al menos 62.000 judíos deportados desde Francia.

Miles de judíos huyeron a la parte sudeste de Francia después de que el ejército italiano ocupara territorio al este del río Ródano a fines de 1942. Las autoridades italianas se negaron a entregar judíos a los alemanes, a pesar de las repetidas demandas de estos. Si bien muchos judíos de la zona italiana fueron arrestados por los alemanes después de septiembre de 1943, miles de ellos lograron esconderse o escapar a Suiza.

La última deportación desde Francia a Auschwitz se produjo en agosto de 1944. Durante la guerra, más de 77.000 judíos deportados desde Francia fueron asesinados en campos nazis. De todos ellos, la tercera parte eran ciudadanos franceses y más de 8.000 eran niños menores de 13 años.

Más del 75 por ciento de los judíos que vivían o habían encontrado refugio en Francia en 1939 lograron sobrevivir. Esta alta tasa de supervivencia se debió a diversos factores, entre ellos la dispersión de los judíos en muchas localidades, una mínima presencia policial alemana y la ayuda de no judíos.

La llegada de los aliados a Normandía, en el noroeste de Francia, el 6 de junio de 1944, marcó el comienzo de la liberación de Francia de la dominación de Vichy y Alemania. A fines de 1944, las fuerzas aliadas liberaron Francia. Para evitar que los capturaran, muchas autoridades de Vichy huyeron a Alemania.