Testimonio

Paul Eggert, Helga Gross, y Dorothea Buck

Paul Eggert fue clasificado como "débil mental". A la edad de 11 años fue internado en una institución y esterilizado sin su conocimiento. Helga Gross asistía a una escuela para sordos en Hamburgo, Alemania. Fue esterilizada en 1939, cuando tenía 16 años. A la edad de 19, Dorothea Buck fue diagnosticada como esquizofrénica y esterilizada sin su conocimiento.

[Créditos de la fotografía: Getty Images, New York City; Yad Vashem, Jerusalem; Max-Planck-Institut für Psychiatrie (Deutsche Forschungsanstalt für Psychiatrie), Historisches Archiv, Bildersammlung GDA, Munich; Bundesarchiv Koblenz, Germany; Dokumentationsarchiv des österreichischen Widerstandes, Vienna; Kriemhild Synder: Die Landesheilanstalt Uchtspringe und ihre Verstrickung in nationalsozialistische Verbrechen; HHStAW Abt. 461, Nr. 32442/12; Privat Collection L. Orth, APG Bonn.]

La transcripción completa

PAUL EGGERT
Éramos trece hermanos. Mi padre bebía mucho y trabajaba poco. Mi madre apenas nos cuidaba. Tenía que mendigar comida a los granjeros para que mis hermanos y hermanas tuviesen algo que comer. Mis hermanos y hermanas iban al colegio. Yo era el único que no iba. Entonces, una mañana, me llevaron al hospital urbano de Bielefeld. Allí me operaron. No me dijeron nada. Me sentí realmente destrozado. Deseábamos mucho tener hijos, pero no pudimos, debido a la operación que me hicieron en Bielefeld.

HELGA GROSS
Nos explicaron a los niños sordos que no querían más niños sordos, que debíamos ser esterilizados porque no querían que los niños sordos tuviésemos hijos que también fuesen sordos. Éramos pequeños, en realidad no entendíamos lo que nos estaban diciendo. Entonces vino a nuestra escuela un hombre del gobierno y pidió a la maestra que escogiera a los niños que debían enviar al hospital para que los esterilizaran. Cuando se acercó el día, yo estaba en la cocina limpiando. Mi madre vino y me pidió que me sentara. Me explicó que tenía que ir al hospital dentro de dos días. Mi padre estaba llorando. Se negó a verme. No quiso abrazarme antes de salir de casa para ir al hospital. Años después, mi hermanita tuvo un bebé hermoso. Su bebé era muy hermoso y yo sentí deseos de cargarlo. Esa mañana, mi hermana estaba alimentando al bebé y entonces fue cuando entendí de pronto que yo jamás podría tener hijos. Comencé a llorar y me encerré en el baño. No podía dejar de llorar. Cuando salí, mi hermana me preguntó que qué me pasaba. Pero le dije que lloraba de felicidad porque ella había tenido un bebé hermoso.

DOROTHEA BUCK
Sencillamente, me sacaron de mi casa. Como no recibía visitas, pero no sabía que estaban prohibidas, me sentí completamente abandonada. Cuando supe que había sido esterilizada, me di cuenta de que nunca podría trabajar en un jardín de infantes como había planeado, ni tener ninguna otra profesión social. Me sentí destrozada. Habían destrozado el sueño de mi vida. No podría casarme, no podría tener hijos. Mi vida estaba completamente arruinada. Además, el estigma de la inferioridad me marcaría el resto de la vida. Una era esterilizada porque la consideraban inferior. Entonces descubrí la cerámica, que me interesó mucho. Podía esculpir y trabajar con arcilla. Con mi trabajo profesional pude volver a sentir algo de felicidad. Esta escultura, "Dolor", emergió casi por sí misma, y además muy rápido. Fue muy desagradable para mí, porque expresa con fuerza el dolor que siento y que tuve que mantener oculto, porque no podía hablar con nadie acerca de la agonía de la esterilización forzosa. Ser esterilizada de manera forzosa por tener una enfermedad mental era una clara indicación de tu incompetencia mental.


Ver detalles de la colección Ver detalles de la colección Ver detalles de la colección

Esta página también está disponible en:

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.