El antisemitismo en la historia: Los albores de la Era Moderna, 1300 a 1800

Especialmente después de la Ilustración del siglo XIX, el antisemitismo cambió en formas que reflejaban las nuevas realidades culturales, intelectuales y políticas. Durante los primeros siglos de la era moderna en Europa, se invitó a los judíos a establecerse en Europa central y oriental (y a volver a Europa oriental después de la expulsión de vez en cuando) con ciertos permisos y protecciones así como restricciones sobre la residencia y ocupación.

Bajo la "protección" de los gobernantes y aristócratas terratenientes de la era moderna, se permitió y alentó a los judíos a realizar tareas administrativas y comerciales para las cuales las clases gobernantes no tenían ni las habilidades ni el deseo de realizar. Dado que la Iglesia Católica y la Ortodoxa prohibían la usura (préstamo de dinero en el que se cobra un interés) y generalmente menos preciaban las prácticas comerciales considerándolas inmorales, los judíos vinieron a cumplir la función vital (pero malmirada) de prestamistas para la mayoría cristiana.

Se permitió a los judíos participar en actividades de comercio, abastecimiento, fabricación, finanzas, artesanías y las profesiones libres, como el arte, la música, la literatura, el teatro y, a medida que se desarrollaba, el periodismo. También se les permitió trabajar como administradores en bienes raíces y recaudadores de impuestos. A una pequeña minoría de personas y familias judías les fue muy bien y por lo tanto eran conspicuos. La mayoría de los judíos se ocupó en el comercio y la producción de artesanías para el mercado local y a menudo eran tan pobres como los campesinos entre los que vivían y compraban sus artículos.

Por otra parte, los gobernantes de Europa central y oriental prohibían que los colonos judíos sean propietarios de tierra, se desempeñen como oficiales del ejército y ocuparan cargos en el servicio estatal a menos que se convirtieran al cristianismo (catolicismo, ortodoxia o, después de la Reforma del siglo XVI, una de las religiones protestantes). Los gobernantes absolutistas consolidaron los estados modernos entre el siglo XVI y XVIII, y la lealtad a una nación competía cada vez más con el credo religioso como un marcador de identificación humana central en el siglo XIX. Por lo tanto, los judíos, que aún soportaban las restricciones antes mencionadas, no se asociaron en la mente popular con las profesiones más "nobles" de Europa central y oriental de la era moderna (donde vivía la mayoría de los judíos): terratenientes, servicio militar y servicio estatal.

A medida que los sindicatos de Europa central y oriental negaban cada vez más la afiliación a artesanos judíos (a menos que se convirtieran), éstos se vieron obligados a dejar la manufactura a pequeña escala. Entre los estereotipos que se desarrollaron o reforzaron por estos permisos y restricciones especiales a los judíos se incluyen los siguientes: 1) los judíos no trabajaban arduamente o no producían artículos con las manos; 2) los judíos optaban por trabajar con dinero y comerciar mercancías que no producían debido a sus habilidades, su codicia y su deseo de manipular y engañar a los cristianos; 3) los judíos eran cobardes en una lucha justa y evitaban el servicio militar; 4) los judíos preferían el entretenimiento frívolo y sin sentido al trabajo duro y creativo; y 5) los judíos eran falsos y posiblemente desleales al convertirse al cristianismo para obtener beneficios materiales.