<p>Judíos forzados a entrar en vagones de carga con destino al campo de exterminio de Belzec. Lublin, Polonia, 1942.</p>

Belzec

La pequeña ciudad de Belzec está situada entre las ciudades de Zamosc y Lvov (L'viv) en el sudeste de Polonia. Durante la ocupación alemana de Polonia en la Segunda Guerra Mundial, esta zona se encontraba en el distrito de Lublin del Gobierno General (la zona de Polonia bajo ocupación alemana que no estaba directamente anexada a Alemania, unida a la Prusia oriental alemana o incorporada al territorio soviético ocupado por Alemania).

En 1940, los alemanes crearon una serie de campos de trabajo a lo largo del río Bug (Buh), que hasta la invasión alemana de la Unión Soviética en junio de 1941 constituía la línea de demarcación entre la Polonia alemana y la Polonia soviética. El cuartel general de este complejo estaba en un campo de trabajo en las afueras de Belzec. Los oficiales de las SS conducían por la fuerza a los judíos deportados desde el distrito de Lublin y otras partes del Gobierno General al campo de trabajo de Belzec y a sus campos secundarios, para construir fortificaciones y zanjas antitanques a lo largo del río Bug. El campo de trabajo de Belzec y sus campos secundarios fueron desmantelados a fines de 1940.

En noviembre de 1941, las SS y las autoridades policiales del distrito de Lublin comenzaron la construcción de un campo de exterminio en el sitio donde anteriormente se emplazaba el campo de trabajo de Belzec. La elección de la ubicación obedeció a las buenas conexiones ferroviarias y a la cercanía a las importantes poblaciones judías de los distritos de Lvov, Cracovia y Lublin del Gobierno General. El campo, que estuvo terminado para finales del invierno de 1942, formaba parte de lo que luego se conocería como Operación Reinhard (también llamada Aktion Reinhard), un plan implementado en Lublin por el jefe de policía y de las SS de Lublin para asesinar a los judíos del Gobierno General. Belzec comenzó a operar el 17 de marzo de 1942, y las primeras comunidades judías deportadas a Belzec fueron las de Lublin y Lvov. Belzec fue el segundo campo de exterminio nazi en comenzar a operar y el primero entre los campos de la Operación Reinhard.

El campo de exterminio estaba ubicado al costado de la línea ferroviaria entre Lublin y Lvov, a sólo 500 metros de la estación de ferrocarril de Belzec. Un pequeño apartadero conectaba el campo con la estación. El personal de las SS y los guardias auxiliares de la policía asignados al campo estaban alojados en un recinto independiente cercano a la estación de trenes.

Las autoridades del campo de exterminio de Belzec estaban integradas por un pequeño grupo de oficiales alemanes de las SS y de la policía (entre 20 y 30) y una unidad auxiliar de guardia de policía compuesta por entre 90 y 120 hombres, todos ellos ex prisioneros de guerra soviéticos de distintas nacionalidades o civiles ucranianos y polacos seleccionados o reclutados para este fin. Todos los miembros de la unidad de guardia eran entrenados en una dependencia especial de la Jefatura de Policía y de las SS de Lublin: el campo de entrenamiento Trawniki. Los comandantes del campo de Belzec fueron, hasta junio de 1942, el Mayor de las SS Christian Wirth y luego, desde junio de 1942 hasta junio de 1943, el Teniente Primero de las SS Gottlieb Hering.

Los alemanes dividieron Belzec en un área que combinaba administración y recepción y un área separada, donde las SS y la policía podían llevar a cabo las matanzas sin ser vistos por las víctimas que aguardaban en el área de recepción. Un estrecho camino vallado, llamado el “tubo”, conectaba las dos secciones del campo de exterminio. El área de recepción incluía el apartadero y una rampa. El área donde se llevaban a cabo las matanzas incluía las cámaras de gas y las fosas comunes. Desde las cámaras de gas hasta las fosas corrían vías férreas. Cada lado del campo medía 270 metros. Finas ramas insertadas en la valla de alambre de púas y árboles plantados alrededor del perímetro servían de camuflaje para evitar que curiosos observaran desde el exterior las operaciones que se llevaban a cabo dentro del campo.

Las operaciones de gaseo en Belzec comenzaron a mediados de marzo de 1942. Trenes con entre 40 y 60 vagones de carga, cada uno de los cuales transportaba entre 80 y 100 personas hacinadas, llegaban a la estación de ferrocarril de Belzec. Se desprendían veinte vagones de carga por vez y se llevaban desde la estación al campo. A continuación, se ordenaba a las víctimas que bajaran a la plataforma del área de recepción. El personal alemán de las SS y de la policía anunciaba a los deportados judíos que habían llegado a un campo de tránsito y que debían entregar todos sus objetos de valor. Al principio se separaba a los hombres de las mujeres y los niños, pero con el correr de los meses, conforme los arribos se volvían más caóticos porque las víctimas tenían mayor conciencia de lo que les sucedería, los alemanes y los auxiliares entrenados en Trawniki no siempre podían llevar a cabo la separación. A los judíos se les obligaba a desnudarse y a pasar a través del “tubo”, que conducía directamente a las cámaras de gas, señalizadas falsamente como duchas. Una vez que las puertas de la cámara estaban selladas, los guardias auxiliares de la policía encendían un motor instalado en una caseta ubicada en el exterior del edificio. El monóxido de carbono se dirigía a la cámara de gas, matando a todo el que estuviera adentro. El proceso se repetía con los deportados de los siguientes 20 vagones de carga.

Miembros de los Sonderkommandos (destacamentos especiales), que eran grupos de prisioneros seleccionados a quienes se mantenía con vida como mano de obra forzada, trabajaban en el área de exterminio. Retiraban los cuerpos de las cámaras de gas y enterraban a las víctimas en fosas comunes. Otros prisioneros seleccionados para permanecer con vida por un tiempo trabajaban en el área de administración y recepción; ayudaban a las víctimas que llegaban a bajar del tren, a quitarse sus ropas, confiscaban los objetos de valor y los conducían al “tubo”. También clasificaban las posesiones de las víctimas para preparar su transporte a Alemania y limpiaban los vagones para la próxima deportación. Personal alemán de las SS, de la policía y los guardias entrenados en Trawniki asesinaban periódicamente a los miembros de estos destacamentos de trabajadores judíos y los reemplazaban con personas elegidas entre las que llegaban en los nuevos arribos.

En octubre de 1942, siguiendo órdenes de Lublin, el personal alemán de las SS y de la policía, utilizando grupos de judíos traídos de distintos lugares del distrito de Lublin para realizar trabajos forzados, comenzó a exhumar los cuerpos de las fosas comunes de Belzec y a quemarlos en “hornos” al aire libre fabricados con vías del tren. Los alemanes también utilizaron una máquina para moler los fragmentos óseos y convertirlos en polvo.

DEPORTACIONES A BELZEC

Entre marzo y diciembre de 1942, los alemanes deportaron a Belzec, donde eran asesinados, a aproximadamente 434.500 judíos y un número indeterminado de polacos y romaníes (gitanos). La mayoría de las víctimas eran judíos que procedían de los ghettos del sur y sureste de Polonia. Los alemanes también deportaron a Belzec a judíos alemanes, austríacos y checos previamente enviados a los ghettos-campos de tránsito en Izbica, Piaski y otros.

DESMANTELAMIENTO DE BELZEC

A fines de la primavera de 1943, los prisioneros judíos obligados a realizar trabajos forzados, bajo vigilancia de las SS, la policía y sus auxiliares, habían terminado de exhumar y quemar los cuerpos y habían desmantelado el campo. Para junio de 1943, el trabajo estaba finalizado y los prisioneros fueron fusilados en Belzec o deportados al campo de exterminio de Sobibor para ser gaseados.

Una vez desmantelado el campo de Belzec, los alemanes crearon en aquel lugar una granja y plantaron árboles y cultivos para disfrazar la zona. Un antiguo guardia auxiliar de la policía simulaba labrar la tierra. Las fuerzas soviéticas liberaron el área en julio de 1944.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.