German-Soviet Pact

Pacto alemán-soviético

El pacto alemán-soviético, también conocido como pacto Ribbentrop-Molotov por los dos ministros extranjeros que negociaron el acuerdo, tenía dos partes. El acuerdo económico, firmado el 19 de agosto de 1939, estipulaba que Alemania entregaría productos manufacturados a cambio de materia prima soviética. La Alemania nazi y la Unión Soviética también firmaron un pacto de no agresión durante diez años el 23 de agosto de 1939, en el que cada uno de los firmantes prometió no atacar al otro.

El pacto alemán-soviético permitió que Alemania atacara Polonia el 1 de septiembre de 1939 sin temor a la intervención soviética. El 3 de septiembre de 1939, Gran Bretaña y Francia, que habían garantizado cinco meses antes la protección de las fronteras de Polonia, declararon la guerra a Alemania. Estos sucesos marcaron el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El pacto de no agresión del 23 de agosto contenía un protocolo secreto que establecía la división de Polonia y el resto de Europa oriental en esferas de interés soviético y alemán. De conformidad con este plan, el ejército soviético ocupó y anexó Polonia oriental en el otoño de 1939. El 20 de noviembre de 1939, la Unión Soviética atacó Finlandia, lo cual precipitó una guerra de invierno de cuatro meses, después de la cual la Unión Soviética anexó zonas fronterizas de territorio finlandés, especialmente cerca de Leningrado. Con la indulgencia alemana, la Unión Soviética también aseguró su esfera de interés en Europa oriental en el verano de 1940. Los soviéticos ocuparon e incorporaron los estados bálticos y tomaron las provincias rumanas de Bukovina del norte y Bessarabia.

Después de que los alemanes derrotaron a Francia en junio de 1940, los diplomáticos alemanes trabajaron para asegurar los vínculos de Alemania en el sudeste de Europa. En noviembre de 1940, Hungría, Rumania y Eslovaquia se unieron a la alianza del Eje. Durante la primavera de 1941, Hitler inició planes con sus aliados de Europa oriental para invadir la Unión Soviética.

Hitler siempre había considerado que el pacto alemán-soviético de no agresión era una maniobra táctica y temporal. El 18 de diciembre de 1940, firmó la Directiva 21 (llamada en código “Operación Barbarroja”), la primera orden operativa para la invasión de la Unión Soviética. Desde el principio de la planificación operativa, el ejército y las autoridades policiales alemanas intentaron luchar una guerra de aniquilación contra el estado comunista y los judíos de la Unión Soviética, a quienes definían como la “base racial” para el estado soviético.

Las fuerzas alemanas invadieron la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, antes de que se cumplieran dos años de la firma del pacto alemán-soviético.