<p>Soldados alemanes llevan rehenes polacos con los ojos vendados a un sitio de ejecución. Olkusz, Polonia, 16 de julio de 1940.</p>

Las victimas polacas

La ocupación alemana de Polonia era excepcionalmente brutal. Los nazis consideraban los polacos a ser inferiores racialmente. Siguiendo la derrota militar de Polonia por Alemania en septiembre de 1939, los alemanes empezaron una campaña de terror. La policía alemana fusiló a miles de polacos y requirió que todos los hombres polacos hagan trabajos forzados. Los nazis querían destruir la cultura polaca con la eliminación del liderazgo político, religioso, y intelectual polaco. Esto fue hecho en parte por el odio alemán de la cultura polaca y en parte para impedir la resistencia contra la ocupación.

En mayo de 1940, las autoridades de la ocupación alemana lanzaron AB-Aktion, un plan para eliminar la intelectualidad polaca y el liderazgo. El objetivo era de matar a los lideres polacos con gran rapidez, y así metiendo miedo en la población general y disuadiendo la resistencia. Los alemanes fusilaron a miles de maestros, curas y otros intelectuales en matanzas masivas en y acerca de Varsovia, especialmente en la prisión Pawiak. Los nazis mandaron a miles más al campo de concentración nuevamente construido en Auschwitz, a Stuthof, y a otros campos de concentración en Alemania donde polacos no judíos constituían la mayoría de los prisioneros hasta marzo de 1942.

Los nazis tomaron medidas represalias indiscriminadas contra las poblaciones en áreas donde encontraban resistencia. Estas políticas incluían expulsiones masivas. En noviembre de 1942, los alemanes expulsaron más de 100.000 personas de la región de Zamosc; muchos fueron deportados a los campos de Auschwitz y Majdanek. Aproximadamente 50.000 niños polacos fueron llevados de sus familias, transferidos al Reich, y sujetos a las políticas de “alemanización”.

Siguiendo el anexo de Polonia occidental a Alemania, Hitler ordenó la “alemanización” del territorio polaco. Los gobernadores nazis (como Arthur Greiser en el Warthegau y Albert Forster en Danzig-Prussia oeste) expulsaron cientos de miles de polacos de sus casas en el Gobierno General. Más de 500.000 alemanes étnicos fueron luego asentados en estas áreas.

Un gobierno en exilio polaco dirigido por Wladyslaw Sikorski fue establecido en Londres. Era representado en tierra polaca por la resistencia “Delegatura”, cuya función primaria era de coordinar las actividades del Ejército Domestico Polaco (Armia Krajowa). La resistencia polaca organizó un levantamiento violento masivo contra los alemanes en Varsovia en agosto de 1944. La revuelta duró dos meses pero fue eventualmente aplastado por los alemanes. Más de 200.000 polacos murieron en el levantamiento.

Entre 1939 y 1945, por lo menos 1,5 millones de ciudadanos polacos fueron deportados al territorio alemán para hacer trabajos forzados. Cientos de miles también fueron encarcelados en campos de concentración nazis.

Es calculado que los alemanes mataron a por lo menos 1,9 millones de polacos no judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Además, los alemanes asesinaron a por lo menos 3 millones de ciudadanos judíos de Polonia.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.