<p>Documento emitido por la Cooperativa Mercantil Agrícola Regional en Busko-Zdrój, que certifica que dicha cooperativa había empleado a Bronislawa Tymejko (la identidad falsa de la madre de Sophie, Laura Schwarzwald), con fecha de noviembre de 1942.</p>

Selma Schwarzwald y su osito de peluche, "Refugiado"

  • Citar
  • Share
  • Imprimir
  • Idioma Español

    Esta página también está disponible en:

Sophie Nació con el Nombre de Selma

¿Cómo es posible que la vida cambie tan terriblemente?

Sophie Turner-Zaretsky nació con el nombre de Selma Schwarzwald en Leópolis (Lvov), Polonia, el 2 de septiembre de 1937. Su padre, Daniel, era un exitoso hombre de negocios que exportaba madera y su madre, Laura, había estudiado economía.

El 30 de junio de 1941, todo comenzó a cambiar para la familia de Sophie: los alemanes entraron en Leópolis y la represión y el asesinato de los judíos empezaron de inmediato. Daniel trabajaba como guardia y su permiso de trabajo le dio a la familia una seguridad temporal, pero en noviembre los alemanes comenzaron a trasladar a todos los judíos a un gueto.

Toda la familia de Sophie fue obligada a ir al gueto: sus abuelos Josef y Mina Litwak, sus tías Adela y Fryda, y su tío Emanuel. La familia fue testigo de cómo miles de judíos eran asesinados o enviados a realizar trabajos forzados al campo cercano de Janowska y, luego, en 1942, fueron deportados del gueto al campo de exterminio de Belzec. Cada día, el temor de la familia crecía más y más. En agosto de 1942, los abuelos de Sophie fueron arrestados y deportados a Belzec, donde luego fallecieron.

Escondite y Escape

¿Cómo mantenerse con vida y escapar?

Daniel intentó comprar documentación falsa para Laura y Sophie. Las SS se acercaban y los arrestos de judíos para deportarlos sucedían con frecuencia, de modo que Laura y Sophie se escondieron durante algunos días. El escondite era una plataforma debajo del techo de una casa contigua. Laura tenía que arrojar a Sophie por un conducto de aire para que alguien la agarrara del otro lado, y luego ella saltaba de una ventana a la otra.

Finalmente, Daniel logró obtener documentos falsos para su esposa y su hija, e insistió en que hicieran planes para irse. El 1 de septiembre de 1942, acudió al consejo judío para recibir ayuda y encontrar un nuevo lugar donde vivir, pero ese mismo día el consejo fue culpado por la muerte de un soldado alemán. Daniel intentó escapar mientras los alemanes rodeaban el edificio, pero le dispararon y falleció. Hasta el día de hoy, Sophie recuerda la noche en que su padre no regresó a casa. Cinco días después del asesinato de Daniel, Laura y Sophie escaparan del gueto en un tren y lograron llegar a Cracovia.

Sophie y su Madre Mmpiezan una Nueva Vida

¿Cómo es convertirse en otra persona?

Sophie tenía cinco años cuando ella y su madre empezaron una nueva vida en el otoño de 1942. La madre de Sophie cambiaba constantemente de dirección en la ciudad, por temor de que las SS las encontraran. Cuando buscaba trabajo, Laura tenía que dejar a Sophie con una mujer mayor que hacía que la niña recogiera colillas de cigarrillo en la calle.

Laura decidió seguir el consejo de su antigua casera cristiana en Leópolis y buscar trabajo en una ciudad turística donde sería más fácil adoptar una nueva identidad y donde la población local estaba acostumbrada a ver extraños. Laura tenía una Biblia cristiana y un libro de oración que la casera le había dado. Publicó un aviso para conseguir trabajo en Cracovia y, en un extraño giro del destino, un oficial de las SS le respondió y ayudó a salvar a Sophie y a su madre. Se mudaron otra vez y Laura se convirtió en traductora y ama de llaves para el oficial en el pueblo de Busko-Zdrój.

Sophie -ahora Zofia Tymejko- no sabía bien qué decirle a la gente. Su madre le inculcó que los rusos se habían llevado a su padre. Sophie tenía cabello rubio y ojos claros, de modo que pocos sospechaban que podría ser judía.

Adela, la hermana de Laura (la tía materna de Sophie) se les unió en diciembre de 1944, y la familia permaneció junta hasta su liberación en la primavera de 1945. Mientras estaban escondidas e inmediatamente después de la liberación, Sophie olvidó gradualmente que era judía y adoptó la fe católica y tomó la primera comunión poco después de la liberación en 1945.

El Osito de Peluche

¿Quién ofrecerá consuelo?

En algún momento después de la guerra, Sophie recibió un osito de peluche como regalo de cumpleaños o de Navidad por parte de su madre. Tenía brazos y piernas que se movían, y medía alrededor de tres pulgadas. Adela, la tía de Sophie, tejió a crochet un abrigo para el osito. Sophie pensaba que el osito de color miel con los ojos torcidos parecía “un poco miserable”. Luego lo llamó “Refugiado”, al igual que ella y su madre eran refugiadas de la guerra. El osito la acompañaría durante décadas.

Sophie Descubre su Verdadera Identidad

¿Cómo se vuelve a empezar?

En 1946, Laura se comunicó con su tía en Londres y con su tío en Nueva York, quienes luego ayudaron a Laura y a Sophie a abandonar Polonia. Cuando llegaron a Londres en 1948, Laura le dijo a Sophie que era judía. Sophie no podía creerlo y tuvo una crisis. Durante años, había aprendido a odiar a los judíos.

A pesar de la conmoción, Sophie aprendió a escuchar, a observar y a adaptarse. No conocía las costumbres locales ni el idioma, pero se dedicó con empeño a sus estudios académicos, incluso en la escuela hebrea. La madre de Sophie cambió su apellido a Turner y Sophie asistió a la universidad y a la facultad de medicina. En 1963, fue a los Estados Unidos para quedarse con familiares y terminar su residencia médica. Lentamente, Sophie comenzó a sentirse más cómoda con el hecho de ser judía.

Sophie deseaba casarse con un judío estadounidense y en 1970 se casó con David Zaretsky. Tuvieron dos hijos. Sophie Turner-Zaretsky aún ejerce como oncóloga de radiación en Nueva York.

Salvar al Osito de Peluche

¿Cómo recordar?

Durante más de cincuenta años, Sophie se aferró al osito de peluche que le habían regalado cuando era una niña. La acompañó cuando era Zofia, una católica en Polonia; la acompañó mientras crecía en Inglaterra; y la acompañó cuando se mudó a los Estados Unidos para comenzar una nueva vida otra vez. El osito fue un testigo silencioso del milagro del rescate, renacimiento y éxito de Sophie.

En el Transbordador Espacial Discovery

Un oportuno recordatorio de la relevancia de la historia

En diciembre de 2006, Mark Polansky, comandante del transbordador espacial Discovery, se llevó consigo una réplica de “Refugiado” para acompañarlo en la misión del transbordador. Se invita a cada astronauta a llevarse algunos objetos al espacio. Polansky se llevó la réplica de “Refugiado” y una fotografía de un niño originario de Darfur en un campo de refugiados en Chad, tomada por Jerry Fowler, miembro del personal del Museo.

El comandante Mark Polansky visitó el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos el 27 de febrero de 2007, para conocer a Sophie Turner-Zaretsky. Le mostró la réplica del osito de peluche y la foto -junto con certificados de viaje espacial de la NASA-al jefe de personal del Museo, Bill Parsons, quien dijo que el Museo deseaba ofrecer algo que sería un oportuno recordatorio de la relevancia de la historia. “Aunque podemos enviar personas al espacio, aparentemente, aún no podemos evitar que se odien y asesinen unas a otras. El osito de peluche de una niña víctima del Holocausto y la fotografía de un refugiado del genocidio de hoy en Darfur nos recuerdan que aún quedan por aprender las lecciones del Holocausto”.

Thank you for supporting our work

We would like to thank Crown Family Philanthropies and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.