<p>Los atletas Jesse Owens, de Estados Unidos (derecha) y Lutz Long, de Alemania, en el Estadio Olímpico. Berlín, Alemania, 1936.</p>

Las Olimpíadas nazis de Berlín de 1936: voces afroamericanas y el país del segregacionismo

Luego de que el Comité Olímpico Internacional calmara las preocupaciones respecto de la seguridad de los atletas negros en la Alemania nazi, la mayoría de los periódicos afroamericanos se opusieron al boicot contra las Olimpíadas de 1936. Los escritores de periódicos como Philadelphia Tribune y Chicago Defender consideraban que las victorias olímpicas de los atletas negros debilitarían la ideología racial nazi respecto de la supremacía “aria”. También esperaban que dichas victorias fomentaran un nuevo sentimiento de orgullo negro en los Estados Unidos. En la edición del 14 de diciembre de 1935 del periódico Chicago Defender, se informó que los corredores afroamericanos estrella Eulace Peacock, Jesse Owens y Ralph Metcalfe eran partidarios de participar en las Olimpíadas porque consideraban que sus victorias servirían para repudiar las teorías raciales nazis.

En 1936 una gran cantidad de atletas de raza negra fueron aspirantes a las Olimpíadas y finalmente 18 afroamericanos (16 hombres y 2 mujeres) fueron a Berlín. Esto triplicaba la cantidad de los que habían competido en los juegos de Los Ángeles de 1932.

Para estos atletas de raza negra, las Olimpíadas les brindaba una oportunidad especial. En la década de 1930, los negros sufrían discriminación en casi todas las áreas de la vida de los Estados Unidos. Las leyes “Jim Crow”, diseñadas por blancos con el fin de segregar y quitar poder a los negros, prohibían que los afroamericanos accedieran a muchos trabajos e ingresaran a espacios públicos tales como restaurantes, hoteles y otros establecimientos. En el sur particularmente, los negros vivían con el temor constante de ser víctimas de actos de violencia racistas. El ejército de los Estados Unidos los siguió segregando durante la Segunda Guerra Mundial.

En los deportes, las oportunidades para los negros estaban limitadas en los ámbitos universitario y profesional. Los periodistas de raza negra criticaron a los partidarios del boicot contra las Olimpíadas por hablar tanto de la discriminación contra los atletas en tierras extranjeras pero no tratar el problema en su país. Argumentando que todos los atletas olímpicos negros provenían de universidades del norte a las que concurrían principalmente estudiantes blancos, dijeron que esto demostraba la inferioridad del equipo y de las instalaciones para el entrenamiento en las universidades tradicionalmente de estudiantes negros, donde en la década de 1930 recibían educación la mayoría de los afroamericanos.

Los atletas afroamericanos que compitieron en las Olimpíadas de 1936 en Berlín ganaron 14 medallas. La constante discriminación económica y social que debieron enfrentar los atletas negros a su regreso a los Estados Unidos puso de manifiesto la ironía de su victoria en la Alemania del racismo.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.