Mapa animado

El rescate

A pesar del miedo y la indiferencia de la mayoría de europeos, una minoridad valiente arriesgó su vida para ayudar a los judíos en la Europa ocupada por los nazis. El rescate tomó varias formas. En el otoño de 1943, la resistencia danés transportó casi toda la población judía por barco a un lugar seguro en la suecia neutral. En otros países, iglesias, orfanatos, y familias escondieron judíos o ayudaron a ellos que ya estaban escondiéndose. El diplomático sueco Raoul Wallenberg y otros individuos actuaron con coraje para rescatar judíos. No obstante, estos actos de conciencia y coraje salvaron solamente a un porcentaje mínimo de la población que era el blanco de los nazis.

La transcripción completa

Durante el Holocausto, miles de personas normales arriesgaron sus vidas para ayudar a los judíos en el territorio ocupado por Alemania.

En agosto de 1943, el gobierno danés dimitió en vez de rendir a las demandas del los alemanes. La policía alemana empezó a detener judíos la noche del 1 de octubre de 1943.

Protestas populares vinieron de las iglesias, la familia real danés, y organizaciones sociales y económicas.

Durante todo octubre, la resistencia danés, con la ayuda de muchos civiles, ocultó los judíos y los transportó secretamente a pueblos costeros.

Usando barcos pequeños, los pescadores transportaron a 7.200 judíos, casi toda la población judía de Dinamarca, a un lugar seguro en la Suecia neutral.

En el sur de Francia, Le Chambon-sur-Lignon y otros pueblos cercanos dieron refugio a varios miles de judíos, incluyendo muchos niños.

Los residentes abrieron sus casas y acogieron judíos, y llevaron muchos de contrabando a países neutrales.

La población era en gran mayoría hugonotes protestantes y fueron motivados por sus creencias religiosas y empatía por los perseguidos.

El alcance de este esfuerzo de rescate extraordinario muestra la solidaridad de vecinos, a pesar de la amenaza de informadores entre ellos.

Otros rescatadores facilitaban las rutas de escape fuera de la Europa ocupada.

De su base en Marseille, el periodista americano Varian Fry rescató refugiados judíos atrapados en Francia después de la invasión alemana.

La red de cómplices de Fry falsificó documentos y ideaba rutas de escape clandestinas. Ayudó a refugiados antifascistas, tal los judíos como los no judíos, incluyendo artistas e intelectuales como el pintor Marc Chagall, el filósofo católico Alfredo Mendizabel, y la escritora Hannah Arendt.

Bajo vigilancia constante, Fry fue repetidamente cuestionado y detenido.

Sus actividades secretas hicieron enojar a los oficiales del departamento de estado estadounidense y la Francia Vichy. En septiembre de 1941 fue expulsado de Francia.

Aunque estuvo en Francia solamente 13 meses, Fry ayudó unas 2.000 personas escapar.

Otros no judíos buscaron atraer atención a los planes de genocidio de los nazis para incitar acción en la parte de los Aliados.

El católico romano Jan Karski era miembro de la resistencia polaca.

Como mensajero con una memoria fotográfica, comunicó información secreta entre la resistencia y el gobierno en exilio polaco.

Entrando y saliendo por contrabando del ghetto de Varsovia y el campo provisional en Izbica, presenció los horrores que sufrían los judíos.

En 1942, alertó al gobierno en exilio polaco en Londres y autoridades británicas mayores de los planes de la Alemania nazi de asesinar los judíos europeos.

En 1943, presentó el mismo mensaje al Presidente Roosevelt. Sus advertencias fueron uniformemente recibidas con incredulidad, apatía, e indiferencia.

En Budapest, Hungría, el diplomático sueco Raoul Wallenberg dirigió un esfuerzo de rescate extenso.

Wallenberg empezó a distribuir pasaportes protectores de Suecia en julio de 1944 y estableció más de 30 casas seguras.

En noviembre de 1944, durante la marcha de la muerte de judíos desde Budapest hacia los campos de trabajos forzados en Austria, Wallenberg consiguió la liberación de las personas con pasaportes protectores o documentos falsificados.

Él y sus socios rescataron decenas de miles de judíos.

En enero de 1945, Wallenberg desapareció mientras iba a encontrarse con oficiales soviéticos. Se supone que murió, o fue asesinado, en una prisión soviética.

Estos y otros actos de rescate, a pesar del coraje, la convicción y la caridad profunda que representan, hicieron poco para parar la implementación de asesinato masivo de los nazis.

Solamente un porcentaje mínimo de la población que era el blanco de los nazis fue rescatado. La mayoría de los europeos ni ayudó ni impidió la "Solución Final".

Permanecieron transeúntes a las muertes de millones.


Etiquetas


  • US Holocaust Memorial Museum

Share This