Mapa animado

La Segunda Guerra Mundial y el Holocausto

El Holocausto fue la persecución y aniquilación sistemática, patrocinada por el estado, de los judíos europeos por parte de la Alemania nazi y sus colaboradores, entre 1933 y 1945. Los miembros de la comunidad judía representaron las víctimas principales: seis millones fueron asesinados. Los romaníes (gitanos), las personas con discapacidades físicas y mentales, y los polacos también fueron objetivo de destrucción o matanzas por pertenecer a una determinada raza, etnia o nacionalidad. Otros tantos millones de personas, entre ellos homosexuales, testigos de Jehová, prisioneros de guerra soviéticos y disidentes políticos, también fueron víctimas de la opresión y muerte de la tiranía nazi.

La transcripción completa

El Holocausto fue la persecución y aniquilación sistemática, patrocinada por el estado, de los judíos europeos por parte de la Alemania nazi y sus colaboradores, entre 1933 y 1945. Los miembros de la comunidad judía representaron las víctimas principales: seis millones fueron asesinados. Los romaníes (gitanos), las personas con discapacidades físicas y mentales, y los polacos también fueron objetivo de destrucción o matanzas por pertenecer a una determinada raza, etnia o nacionalidad. Otros tantos millones de personas, entre ellos homosexuales, testigos de Jehová, prisioneros de guerra soviéticos y disidentes políticos, también fueron víctimas de la opresión y muerte de la tiranía nazi.

El Partido Nazi llegó al poder en la Alemania de 1933. Los nazis creían que los alemanes eran miembros de una raza biológicamente "superior" en vías de extinción debido a la lucha por la supervivencia con razas "inferiores". Consideraban que los judíos, especialmente, eran una amenaza biológica para la "raza alemana (aria)".

Mientras tanto, Adolf Hitler se movilizaba para extender el poder alemán sobre Europa central, anexando Austria y destruyendo Checoslovaquia entre 1938 y 1939. Después de la violencia de los pogromos de la Kristallnacht, los nazis instituyeron los primeros arrestos sistemáticos de judíos alemanes y austriacos. Y deportaron aproximadamente a 30.000 hombres judíos a Dachau y a otros campos de concentración.

Alemania invadió Polonia en septiembre de 1939 y así comenzó la Segunda Guerra Mundial. Al cabo de algunas semanas, el ejército polaco fue derrotado. Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania como apoyo a Polonia. En virtud de un pacto secreto con Alemania, las fuerzas soviéticas ocuparon Polonia oriental en 1939, pero se mantuvieron neutrales en la guerra hasta 1941.

Los alemanes mataron o desplazaron a cientos de miles de polacos con la intención de crear un nuevo espacio vital para la "raza germana superior". Las familias alemanas se establecieron en las propiedades vacantes. Asimismo, las autoridades alemanas forzaron a la población judía a trasladarse a los guetos, zonas de las ciudades donde vivían en la miseria bajo la supervisión de los alemanes.

Durante los dos años que siguieron, las fuerzas alemanas salieron victoriosas en la invasión de Dinamarca y Noruega, los Países Bajos (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) y Francia. A medida que las tropas alemanas se acercaban a París, en junio de 1940, Italia, aliada de Alemania en el Eje, le declaró la guerra a Gran Bretaña y Francia. Mientras tanto, la Unión Soviética ocupó los países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia), anexó dos provincias fronterizas del Este de Rumania, y atacó a Finlandia. Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria se aliaron con Alemania, al igual que más tarde lo hicieron Finlandia y Croacia. En la primavera de 1941, los aliados del Eje desmembraron Yugoslavia y ocuparon Grecia.

En junio de 1941, Alemania atacó a la Unión Soviética. Las fuerzas alemanas avanzaron hacia el interior del territorio soviético. Esta era una batalla ideológica. Luego del paso de las unidades de combate alemanas, los equipos móviles de matanza (Einsatzgruppen), los batallones de la policía alemana y otras unidades de las SS, con el apoyo de unidades del ejército alemán, asesinaban a judíos y otras víctimas en fusilamientos masivos. Más de un millón y medio de hombres, mujeres y niños judíos murieron en esos fusilamientos. La policía y las autoridades militares alemanas también mataban judíos en operaciones de fusilamiento masivo en la Yugoslavia ocupada y en Polonia oriental.

El aumento de la resistencia soviética detuvo el avance alemán y evitó que éstos tomaran las ciudades de Leningrado y Moscú. Una segunda ofensiva alemana durante el verano de 1942 los condujo al Sudeste del territorio soviético, hacia el río Volga y el Norte de la región del Cáucaso.

Mientras el avance perdía ritmo en el Este, Alemania se movilizaba para consolidar su dominio sobre Europa. Extendieron la matanza sistemática de judíos hacia los demás territorios que controlaban u ocupaban.

Los oficiales de las SS y la policía alemana establecieron centros de exterminio en la Polonia ocupada, donde la población judía era tan numerosa como concentrada. Deportaban a los judíos hasta allí, principalmente mediante el ferrocarril, provenientes de la Europa bajo ocupación de Alemania. Los principales métodos de exterminio eran los gases de monóxido de carbono o Zyklon B (ácido cianhídrico).

Hacia fines de 1942 y principios de 1943, las fuerzas soviéticas contraatacaron y comenzaron a liberar territorios de la dominación alemana. En el Oeste, ese verano las fuerzas aliadas invadieron Sicilia y el territorio continental italiano. En 1944, las fuerzas aliadas desembarcaron en el norte de Francia y comenzaron la liberación de Europa occidental. Entre tanto, desde el Este, las fuerzas soviéticas alcanzaron la frontera alemana.

A medida que los aliados forzaban a las tropas alemanas a retirarse, comenzaron a encontrar decenas de miles de prisioneros de campos de concentración. Para evitar que grandes cantidades de cautivos cayeran en manos de los aliados, los alemanes forzaron la evacuación de muchos campos, obligando a miles de reclusos a marchar hacia el interior del país. Estos prisioneros sufrían de inanición y enfermedades. Las llamaron "marchas de la muerte". Para la primavera de 1945, las condiciones en los campos de concentración restantes se cobraron numerosas vidas. Atestados de gente, sucios, con pocas provisiones, estos campos se convirtieron en lugares de muerte en masa. Alrededor de la mitad de la población que aún vivía en los campos de concentración para enero de 1945, había muerto antes del final de la guerra.

La Segunda Guerra Mundial finalizó en Europa con la rendición incondicional de las fuerzas armadas alemanas, en mayo de 1945. Además de los millones de otras víctimas, la Alemania nazi y sus aliados habían asesinado a casi dos de cada tres judíos europeos. Cientos de comunidades judías en Europa, algunas con siglos de antigüedad, desaparecieron para siempre debido a los crímenes en masa que hoy denominamos el Holocausto.


Etiquetas


  • US Holocaust Memorial Museum

Share This