Programa de eutanasia (versión abreviada)

Por lo general, el término “eutanasia” (que literalmente significa “buena muerte”) hace referencia a la acción de causar la muerte sin dolor de un individuo con una enfermedad crónica o terminal que, de otra manera, sufriría. Sin embargo, los nazis utilizaban “eutanasia” como eufemismo de un programa de exterminio clandestino de pacientes discapacitados que estaban internados en instituciones de Alemania y de territorios anexados por Alemania. Este programa fue la primera política de asesinato masivo que implementó la Alemania nazi. Tal como lo hicieron los artífices del genocidio de judíos europeos, los organizadores del programa “eutanasia” imaginaron una sociedad productiva y de raza pura, y adoptaron estrategias radicales para eliminar a quienes no encajaban en su visión.

El 18 de agosto de 1939, el gobierno alemán emitió un decreto mediante el cual se obligaba a profesionales de la salud a informar recién nacidos y niños menores de tres años con discapacidades graves. En octubre de 1939, las autoridades comenzaron a recomendarles a los padres de niños con discapacidades que los internaran en clínicas pediátricas. En realidad, dichas clínicas eran pabellones de exterminio donde profesionales médicos especialmente reclutados asesinaban a los niños que tenían a cargo mediante la administración de sobredosis letales o la privación de comida. El programa de exterminio terminó incluyendo a jóvenes de hasta 17 años. Los organizadores extendieron rápidamente el programa para abarcar a adultos internados. En el otoño de 1939, Adolf Hitler firmó una autorización secreta para proteger al personal que participaba en el programa de posibles procedimientos penales en su contra. El nombre dado por los funcionarios a esta operación secreta fue "T4". Seis instalaciones de gaseo fueron creadas como parte de esta operación. Unas horas después de que llegaban a esos centros, las víctimas perecían en cámaras de gas llenas de monóxido de carbono puro, disimuladas como duchas. Los funcionarios de la operación T4 quemaban los cuerpos en crematorios. Los trabajadores tomaban las cenizas de los cuerpos cremados de una pila común y las colocaban en urnas para enviárselas a sus parientes junto con un certificado que indicaba una causa de muerte ficticia.

Hitler ordenó detener el programa de eutanasia en agosto de 1941, dados el conocimiento público generalizado de la medida y la presencia de protestas. No obstante, en agosto de 1942, profesionales de la salud alemanes retomaron la matanza. La nueva implementación del programa dependía rigurosamente de las autoridades locales y se utilizan inyección letal y privación de comida como medios más encubiertos de exterminio. En el este bajo ocupación alemana, unidades de la policía y las SS también asesinaron a decenas de miles de pacientes discapacitados en fusilamientos masivos y camiones de gas. Los estrategas de la “solución final” utilizaban las cámaras de gas y los crematorios, diseñados específicamente para la campaña T4, para asesinar judíos. Posteriormente, el personal de la operación T4, que se mostró confiado en este primer programa de asesinato masivo, se destacó entre el personal alemán que se encontraba en los centros de exterminio de Belzec, Sobibor y Treblinka. Este programa continuó hasta los últimos días de la guerra y se expandió para abarcar a pacientes geriátricos, víctimas de bombardeos y prisioneros extranjeros que realizaban trabajos forzados. Los historiadores calculan que el programa “eutanasia”, si se tienen en cuenta todas sus etapas, se cobró las vidas de 200.000 individuos.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.