<p>Un grupo de prisioneros marchan en el patio del cuartel general de la Gestapo en Nuremberg. En el pie de la fotografía original se lee lo siguiente: “El patio del cuartel general de la Gestapo en Nuremberg. Parecen ser franceses que fueron trasladados a Alemania como trabajadores esclavos”.</p>
<p> </p>

Gestapo

La Gestapo (policía secreta estatal alemana) fue un componente vital de la represión nazi y del Holocausto. Era una fuerza policíaca como ninguna otra, ya que no respondía a ningún tipo de supervisión judicial ni legal. Sin temor de repercusiones civiles, la Gestapo utilizaba métodos despiadados para identificar y arrestar a los oponentes políticos y a otros que se rehusaban a ajustarse a las políticas del régimen nazi. La Gestapo tenía una cantidad relativamente pequeña de oficiales, y en gran medida se apoyaba en las denuncias y la cooperación del público.

Hechos clave

  • 1

    La Gestapo se fundó oficialmente en 1933 en Prusia. Se convirtió en una dependencia nacional en 1936, teniendo como su jefe a Heinrich Himmler.

  • 2

    El poder represivo de la Gestapo excedía con mucho la cantidad de sus integrantes. En 1944 contaba tan solo con 32.000 miembros, de los cuales 18.500 estaban de hecho involucrados en el “mantenimiento del orden”.

  • 3

    La Gestapo tenía autoridad para operar fuera de la ley o de la supervisión judicial, con el fin de combatir actividades legales que el partido consideraba inaceptables.

Introducción


La Gestapo era la policía secreta del estado nazi.

El término “Gestapo” es un acrónimo que se deriva de German Geheime Staatspolizei o policía secreta estatal. Junto con Sicherheitsdienst (SD), Kriminalpolizei (Kripo) y Ordnungspolizei (Orpo), la Gestapo formó una parte importante de la extensa organización policíaca nazi. La Gestapo fue responsable de combatir las acciones delictivas y de contraespionaje, tanto contra el estado, como contra el partido nazi.

De esta forma, se convirtió en un componente vital de la represión nazi y del Holocausto. Esta fuerza policíaca era diferente a todas las demás, ya que no respondía a ningún tipo de supervisión judicial ni legal. Podía utilizar métodos particularmente despiadados sin temor de repercusiones civiles.

Fundación de la Gestapo

Hermann Göring fundó oficialmente la Gestapo el 27 de abril de 1933; en ella se combinó la policía estatal y la policía política del estado de Prusia, el más grande y poderoso de los estados alemanes. En la ley que la fundó en ese lugar se describía su misión: “asegurar la batalla eficaz contra todos los intentos dirigidos a la existencia y seguridad del estado”. 

Todas las fuerzas policíacas alemanas se combinaron como parte de la consolidación nazi del poder. Para 1934, la Gestapo estaba dirigida por Heinrich Himmler, jefe de las SS; como resultado de las Leyes de la Gestapo promulgadas en 1936, la organización se convirtió en una dependencia nacional y Himmler fue nombrado jefe de la policía alemana. Anteriormente, en Alemania no existía ninguna organización de policía nacional. Hasta entonces, cada estado había tenido la suya. Para 1933, por ejemplo, Himmler había fundado su propia versión de la Gestapo en el estado de Bavaria.

Alemania, al igual que muchos países de Europa, tenía un largo historial de vigilancia policíaca política que databa de la época imperial. Estos organismos utilizaban tácticas de vigilancia y coerción en contra de movimientos y personas a quienes consideraban hostiles al estado o como alguien que representaba una amenaza al orden establecido. De esta forma, la Gestapo demostró una gran continuidad con los cuerpos policíacos previos de Alemania, tanto en personal como en organización. Esta continuidad también refleja el concepto de Gleichschaltung (la sincronización de las organizaciones alemanas con el estado nazi).
Heinrich Müller, un policía de profesión de Munich, se convirtió en el líder más conocido de la Gestapo.

Operaciones de la Gestapo

La Gestapo se distinguió de otros cuerpos policíacos por funcionar no solo como una fuerza policíaca, sino como una fuerza inseparable del partido nazi. Tenía la autoridad para operar fuera de la ley o de la supervisión judicial, para combatir actividades legales que el partido consideraba inaceptables.

Una de las primeras tareas de la Gestapo fue eliminar cualquier posible resistencia al ascenso de Hitler al poder en 1933. Los oficiales de la Gestapo atacaban principalmente a enemigos políticos de los nazis, como comunistas, socialdemócratas, liberales y otros objetivos, pero al principio no atacaron a los judíos.

“Custodia protectora”

Una de las armas más eficaces de la Gestapo fue la Schutzhaft o “custodia protectora”. A diferencia de su uso en los países democráticos, donde se pone bajo custodia a un testigo o a alguna otra persona para protegerlos de una amenaza real, los nazis utilizaron el concepto de forma muy diferente. Como los enemigos del estado eran tan odiados, argumentaban los nazis, era necesario confinarlos en custodia protectora para protegerlos de la ira justificada de los buenos ciudadanos alemanes.

Esta lógica retorcida permitió que la Gestapo tuviera todo el poder para arrestar a las personas, y mantenerlas indefinidamente en campos de concentración como Dachau, sin acusarlas de nada ni permitirles tener un juicio. Para finales del verano de 1933, aproximadamente 100,000 alemanes habían sido apresados, y de 500 a 600 habían sido asesinados.

Eliminación de la oposición

El poder represivo de la Gestapo excedía con mucho la cantidad de sus integrantes. En 1944 contaba tan solo con 32.000 miembros, de los cuales 18.500 estaban de hecho involucrados en el “mantenimiento del orden”. La Gestapo aumentaba al máximo esta cantidad limitada de recursos por medio de informantes y una gran cantidad de denuncias de la población local.

A nivel interno, la Gestapo se enfocaba en eliminar a las organizaciones que se oponían al régimen, a los acusados de resistencia, a los acusados de delitos contra la moral por tener relaciones con “inferiores” raciales, y a todo tipo de “faltas de conformidad”.

La Gestapo durante el Holocausto

Al incorporarse a la Oficina Principal de las SS para Seguridad del Reich (RSHA), la Gestapo se volvió conocida como el Departamento IV y formó parte oficial del aparato que llevó a cabo el Holocausto. Se establecieron oficinas de la Gestapo en toda la Europa ocupada por los nazis. Desde estas oficinas, los funcionarios de la Gestapo ayudaron a las SS, a las autoridades de la ocupación militar y a los administradores civiles nazis a capturar y deportar a los judíos, así como a neutralizar a los miembros de la resistencia. Además, la Gestapo mantenía oficinas en los campos de concentración.

Se asignaron miembros de bajo nivel de la Gestapo a las tristemente célebres Einsatzgruppen (unidades móviles de exterminio), que asesinaron a más de 1,5 millones de judíos en la Unión Soviética ocupada.

Además, el teniente coronel Adolf Eichmann, de las SS, quien fue responsable de coordinar la deportación masiva de los judíos europeos a los centros de exterminio, tuvo a su cargo la sección IVb4 de la Gestapo. En casi todas las circunstancias, la Gestapo trabajó de cerca con la policía de seguridad, la SD, así como con las SS locales y los líderes militares para destruir la resistencia al régimen y facilitar las políticas antijudías.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.