<p>Estación de ferrocarril cerca del centro de exterminio de Treblinka. Esta fotografía fue encontrada en un álbum que pertenecía a Kurt Franz, comandante del campo. Polonia, 1942-1943.</p>

Treblinka

Ubicación del campo de trabajos forzados y centro de exterminio

Las autoridades de la Operación Reinhard (también conocida como Aktion Reinhard) eligieron el lugar donde construirían el centro de exterminio de Treblinka en una zona poco poblada, que se encontraba cerca de las aldeas de Treblinka y Malkinia. Malkinia se encontraba en la línea principal del ferrocarril entre Varsovia y Bialystok, aproximadamente a 80 kilómetros al noreste de Varsovia, en el Generalgouvernement (Gobierno General) (la zona de Polonia bajo ocupación alemana que no estaba directamente anexada a Alemania, unida a la Prusia Oriental alemana o incorporada al territorio soviético bajo ocupación alemana).

En noviembre de 1941, con los auspicios del jefe de las SS y de la policía del distrito de Varsovia en el Generalgouvernement, las autoridades de las SS y de la policía crearon un campo de trabajos forzados para judíos, conocido como Treblinka, que posteriormente se llamaría Treblinka I. El campo también sirvió como uno de los denominados campos de educación laboral para polacos no judíos que en opinión de los alemanes habían violado la disciplina laboral. Tanto los presos polacos como los judíos, encarcelados en recintos separados del campo de trabajo, se empleaban como mano de obra forzada. La mayoría de los trabajadores forzados trabajaban en una cantera de grava cercana.

En julio de 1942, las autoridades de la Operación Reinhard terminaron la construcción de un campo de exterminio conocido como Treblinka II, ubicado aproximadamente a 1,6 kilómetros de distancia del campo de trabajo. Cuando Treblinka II inició sus operaciones, ya estaban en funcionamiento otros dos campos de la Operación Reinhard, Belzec y Sobibor.

El campo de exterminio de Treblinka II estaba ubicado cerca de la aldea polaca de Wolka Okraglik, a lo largo de la línea ferroviaria de Malkinia-Siedlce. Los alemanes construyeron un ramal de ferrocarril que conducía del campo de trabajo, Treblinka I, al centro de exterminio, Treblinka II, y que se conectaba también con la estación de Malkinia. El lugar donde se encontraba el centro de exterminio estaba densamente arbolado y oculto.

El campo tenía un diseño trapezoidal de 400 por 600 metros. El sitio estaba camuflado con ramas insertadas en la valla de alambre de púas y árboles plantados alrededor del perímetro, que bloqueaban por completo la vista del campo desde el exterior. A lo largo de la valla y en cada una de las cuatro esquinas había torres de vigilancia de 8 metros de altura.

El campo estaba dividido en tres partes: el área de recepción, el área residencial y el área de exterminio. El área residencial contaba con alojamiento para el personal alemán y la unidad de guardias. También contenía las oficinas administrativas, una clínica, almacenes y talleres. Una sección contenía barracas donde se albergaba a los prisioneros judíos seleccionados de entre los recién llegados, con el fin de obligarlos a trabajar forzadamente en apoyo de la función del campo, el exterminio.

Personal

Las autoridades del campo de exterminio de Treblinka II estaban integradas por un pequeño grupo de oficiales de las SS y de la policía alemanas (entre 25 y 35) y una unidad de guardias auxiliares de la policía, compuesta por entre 90 y 150 hombres, todos ellos exprisioneros de guerra soviéticos de diversas nacionalidades o civiles ucranianos seleccionados o reclutados para este fin. Todos los miembros de la unidad de guardias eran entrenados en una dependencia especial de la jefatura de las SS y de la policía de Lublin, conocida como el campo de entrenamiento de Trawniki.

De julio a agosto de 1942, los comandantes del centro de exterminio de Treblinka II fueron el teniente segundo de las SS Dr. Irmfried Eberl; de agosto de 1942 a agosto de 1943, el capitán de las SS Franz Stangl; y de agosto a noviembre de 1943, el teniente segundo de las SS Kurt Franz. De 1941 a 1944, el comandante del campo de trabajo de Treblinka fue el capitán de las SS Theodor van Eupen. A diferencia de Treblinka II, cuyo comandante estaba subordinado a las autoridades de la Operación Reinhard, el comandante de Treblinka I estaba subordinado al jefe de las SS y de la policía de Varsovia.

Proceso de exterminio

Los trenes de 50 a 60 vagones que se dirigían al campo de exterminio de Treblinka se detenían primero en la estación de Malkinia. Separaban 20 vagones a la vez del tren, los cuales llevaban al centro de exterminio. Los guardias ordenaban a las víctimas que bajaran de los vagones en el área de recepción, en la que se encontraban el apartadero y la plataforma. Los oficiales de las SS y la policía alemanas les anunciaban a los deportados que habían llegado a un campo de tránsito y que debían entregar todos sus objetos de valor. El área de recepción también incluía una “plaza de deportación” rodeada por una valla, donde había dos barracas en las que los deportados (los hombres separados de las mujeres y los niños) debían desnudarse. Contaba también con unos almacenes grandes, donde las posesiones que las víctimas habían tenido que entregar al llegar se clasificaban y almacenaban antes de enviarlas a Alemania a través de Lublin.

Había un camino vallado y camuflado, conocido como el “tubo”, que llevaba del área de recepción a la entrada de la cámara de gas, situada en la zona de exterminio. Las víctimas eran obligadas a correr desnudas por este camino hasta las cámaras de gas, que engañosamente estaban marcadas como duchas. Una vez que se sellaban las puertas de las cámaras, un motor que estaba instalado afuera del edificio bombeaba monóxido de carbono a su interior, matando a quienes estaban en su interior. Había un grupo de prisioneros judíos seleccionados para seguir con vida, conocido como el Sonderkommando (destacamento especial), que trabajaba en la zona de exterminio. Ellos retiraban los cuerpos de las cámaras de gas, y al principio los sepultaban en fosas comunes. A fines de 1942 y 1943, los judíos obligados a realizar trabajos forzados tuvieron que exhumar los cuerpos ya sepultados y quemarlos en enormes zanjas que funcionaban como “hornos” improvisados fabricados con vías de ferrocarril.

Otros prisioneros seleccionados para sobrevivir temporalmente trabajaban en el área de administración y recepción, donde ayudaban a las víctimas que llegaban a bajar del tren y quitarse la ropa, confiscaban sus objetos de valor y los conducían al “tubo”. También clasificaban las posesiones de las víctimas asesinadas para su transporte a Alemania y eran responsables de limpiar los vagones de carga para la siguiente deportación. El personal de las SS y de la policía alemanas, así como los auxiliares entrenados en Trawniki, asesinaban periódicamente a los miembros de estos destacamentos de trabajadores judíos y los reemplazaban con personas que seleccionaban entre los que iban llegando. A las víctimas que estaban demasiado débiles para llegar a las cámaras de gas por sus propios medios, les decían que recibirían atención médica. Los miembros del Sonderkommando los llevaban a una zona camuflada que mostraba una bandera de la Cruz Roja, como si se tratara de un hospital. El personal de las SS y de la policía los fusilaba en ese lugar.

Deportaciones a Treblinka

Las deportaciones que llegaban a Treblinka provenían principalmente de los guetos de los distritos de Varsovia y Radom, en el Gobierno General. Entre finales de julio y septiembre de 1942, los alemanes deportaron a Treblinka aproximadamente a unos 265.000 judíos procedentes del gueto de Varsovia. Entre agosto y noviembre de 1942, las autoridades de las SS y de la policía deportaron a Treblinka II a aproximadamente unos 346.000 judíos procedentes del distrito de Radom. De octubre de 1942 a febrero de 1943, los alemanes deportaron a Treblinka II a más de 110.000 judíos que provenían del distrito de Bialystok (una sección de la Polonia ocupada por Alemania, que se encontraba anexada administrativamente a la Prusia Oriental alemana). En Treblinka también se recibieron transportes por lo menos con 33.300 judíos del distrito de Lublin.

Las autoridades alemanas de las SS y de la policía deportaron a Treblinka a judíos que provenían de las zonas ocupadas por Bulgaria en Grecia (Tracia) y Yugoslavia (Macedonia). También deportaron a Treblinka II a unos 8.000 judíos provenientes de Theresienstadt, en Bohemia. Otros pequeños grupos de judíos, en cantidades indeterminadas, también fueron asesinados en Treblinka II; los alemanes los habían deportado desde Alemania, Austria, Francia y Eslovaquia a través de diversos lugares de tránsito dentro de la zona del Gobierno General. Además, en Treblinka II asesinaron a una cantidad indeterminada de romaníes (gitanos) y polacos.

Las deportaciones a Treblinka continuaron hasta mayo de 1943. Después de esa fecha llegaron algunos transportes aislados. A partir del otoño de 1942, las autoridades del campo, siguiendo órdenes de Lublin, comenzaron a exhumar los cuerpos de las fosas comunes y a quemarlos para eliminar las pruebas de la masacre, obligando a los prisioneros judíos a realizar este horripilante trabajo. La quema de cadáveres continuó hasta finales de julio de 1943.

Resistencia y sublevación de Treblinka

Los prisioneros judíos de Treblinka organizaron un grupo de resistencia a principios de 1943. Cuando las operaciones del campo estaban a punto de finalizar, los prisioneros comenzaron a temer que los asesinarían y que el campo sería desmantelado. Durante finales de la primavera y el verano de 1943, los líderes de la resistencia decidieron iniciar una sublevación. El 2 de agosto de 1943, los prisioneros se apoderaron silenciosamente de las armas que había en la armería del campo, pero los descubrieron antes de que pudieran asumir el control del campo. Cientos de prisioneros se precipitaron a la entrada principal en un intento por escapar. Muchos murieron por los disparos de las metralletas. Más de 300 lograron escapar, pero al final, las SS, la policía y las tropas militares alemanas lograron rastrearlos y asesinarlos. Las SS y la policía alemanas, actuando bajo órdenes de Lublin, supervisaron a los prisioneros sobrevivientes, que fueron obligados a desmantelar el campo. Una vez finalizado este trabajo, las autoridades de las SS y de la policía alemanas fusilaron a los prisioneros sobrevivientes.

El final de los campos de Treblinka

Los alemanes habían ordenado que Treblinka II se desmantelara en el otoño de 1943. Desde finales de julio de 1942 hasta noviembre de 1943, los alemanes asesinaron aproximadamente a 925.000 judíos en el centro de exterminio de Treblinka, así como a una cantidad desconocida de polacos, romaníes y prisioneros de guerra soviéticos. Treblinka I, el campo de trabajos forzados, continuó funcionando hasta finales de julio de 1944. Mientras el campo de exterminio estuvo en funcionamiento, algunos de los judíos que llegaban eran seleccionados y enviados a Treblinka I, mientras que quienes estaban muy débiles para trabajar ahí eran enviados a Treblinka II para ser asesinados. A finales de julio de 1944, mientras las tropas soviéticas se acercaban al lugar, las autoridades del campo y los guardias entrenados en Trawniki fusilaron a los prisioneros judíos que quedaban (entre 300 y 700) y desmantelaron y evacuaron el campo a toda prisa. Las tropas soviéticas tomaron el campo de trabajo y el centro de exterminio durante la última semana de julio de 1944.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.