Testimonio

Ruth Meyerowitz

En Frankfurt, la familia de Ruth se enfrentaba a medidas antisemitas cada vez más fuertes; el negocio de su padre fue confiscado y cerraron la escuela judía donde asistía Ruth. En abril de 1943, Ruth y su familia fueron deportados a Auschwitz; a Ruth la seleccionaron para realizar trabajos forzados y la destinaron a la reparación de caminos. También trabajaba en la unidad "Kanada", donde clasificaba los efectos personales que llegaban al campo. En noviembre de 1944, Ruth fue transferida al sistema de campos de Ravensbrueck en Alemania. Fue liberada en mayo de 1945, durante una marcha de la muerte desde el campo de Malchow.

La transcripción completa

Fuimos sacados por la mañana y nos hicieron marchar unas cuantas millas hasta algo que parecía un bosque. Era un bosque. Y donde los árboles eran escasos, plantaban árboles artificiales, y había redes con hojas encima para camuflar las cosas que pasaban allí. También había una colina de arena con algunos árboles que salían de allí, y en el costado había una puerta. Una vez que se entraba por esa puerta, había como un laboratorio de aspecto muy moderno o alguna fábrica muy limpia. En realidad era una fábrica de municiones, muy bien camuflada para evitar ataques desde aviones. En realidad todo el campo estaba lleno de lugares subterráneos con todas estas diferentes fábricas. Sé que un grupo hacía granadas de mano. Nuestro grupo hacía balas. A pesar de ser una fábrica muy moderna y diseñada con mucha inteligencia, el modo en que fabricábamos las balas era muy primitivo. Había una placa con agujeritos que creo que eran 24 o algo así, eran agujeritos pequeños, donde poníamos media cápsula de una bala. Luego la llenábamos con cierta cantidad de pólvora y poníamos la otra mitad de esa placa que cerraba, era como una waflera, algo así como una prensa para hamburguesas, y la otra mitad de la cápsula de la bala encajaba en la otra y así se hacía una bala que se usaba, supongo, en un arma común. En ambos extremos de la mesa -- eran mesas largas a las que nos sentábamos y debemos haber sido unas veinte o treinta prisioneras por mesa -- y en cada extremo había una mujer de las SS que se aseguraba de que hiciéramos las cosas bien. Bueno, era muy difícil pero yo trataba de que la parte superior e inferior de estas placas no se alinearan, en la medida de lo posible sin ser detectada porque realmente no quería que me pegaran ni que me mataran ni nada de eso. Pero trataba de buscar la forma de encajarlas torcidas para que se pudieran cerrar pero no tanto, y esperaba que esas balas fallaran y que esa fuera mi forma de contribuir al esfuerzo bélico contra los nazis.


  • US Holocaust Memorial Museum Collection
Ver detalles de la colección

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.