<p>El ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels, pronuncia un discurso ante sus delegados para la prensa y las artes. Berlín, Alemania, noviembre de 1936.</p>

Cultura en el Tercer Reich: perspectiva general

En 1933, Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda e Información, comenzó la sincronización de la cultura, a través de la cual se alinearon las artes con los objetivos nazis. El gobierno excluyó organizaciones culturales de judíos y de otros grupos supuestamente sospechosos para la política o el arte. Las obras de escritores alemanes líderes como Bertolt Brecht, Lion Feuchtwanger y Alfred Kerr fueron arrojadas a las llamas en una ceremonia de quema de libros en Berlín.

A partir de septiembre de 1933, una Cámara de Cultura del Reich (formada por las Cámaras de Cine, Música, Teatro, Prensa, Literatura, Bellas Artes y Radio del Reich) se dedicó a supervisar y regular todas las facetas de la cultura alemana. La estética nazi enfatizó el valor propagandista del arte y glorificó la vida rural, la “raza aria” y el heroísmo de la guerra. Esta ideología guardaba un marcado contraste con el arte innovador y moderno, como la pintura abstracta, denunciada como “arte degenerado”, “bolchevismo artístico” y “bolchevismo cultural”.

En arquitectura, los nazis construyeron edificios monumentales en una forma clásica y estéril con el fin de expresar la “grandeza” de su movimiento político. En literatura, promovieron las obras de escritores como Adolf Bartels y el poeta Hans Baumann, de la Juventud Hitleriana, y confeccionaron una “lista negra” para facilitar la eliminación de libros “inaceptables” de las bibliotecas públicas. Además de la literatura rural y las novelas históricas que se centraban en el Volk (pueblo), las autoridades de la cultura alemana promovieron novelas de guerra con el fin de preparar a la población para situaciones de conflicto.

El “cultivo del arte” alemán (un término para todas las medidas destinadas a la promoción de artistas y del arte) también se extendió al cine. La industria cinematográfica recibió importantes subsidios del estado y fue una importante herramienta para la propaganda. Películas como Triumph des Willens y Der Hitlerjunge Quex de Leni Riefenstahl, glorificaban al partido nazi y la Juventud Hitleriana. Otras películas, como Ich klage an justificaban el Programa de Eutanasia, mientras que Jud Suess (El judío Sus) y Der ewige Jude (El judío errante) perpetuaban los estereotipos antisemitas.

En música, los nazis promovieron las obras de compositores alemanes como Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, Anton Bruckner y Richard Wagner, mientras que prohibieron las funciones de piezas de autores “no arios” como Felix Mendelssohn y Gustav Mahler. Adolf Hitler asistía con regularidad a las óperas del Festival de Bayreuth que se celebraba en honor del compositor Richard Wagner. Los nazis difundieron canciones y marchas nacionalistas con el fin de alentar el adoctrinamiento ideológico.

Las compañías de teatro produjeron obras de grandes autores alemanes como Goethe y Schiller, además de obras de teatro con la ideología nacionalsocialista. Para crear un sentido mayor del Volk o la comunidad nacional (Volksgemeinschaft), los nazis ordenaron la construcción de grandes anfiteatros al aire libre.

La promoción de la cultura “aria” y la represión de otras formas de producción artística fue otro esfuerzo de los nazis para “purificar” a Alemania.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.