Testimonio

Edward Adler

Edward nació en el seno de una familia judía en Hamburgo. En 1935, las leyes de Nuremberg prohibieron el matrimonio y las relaciones sexuales entre alemanes no judíos y judíos. Edward, que tenía unos 25 años, fue arrestado por salir con una mujer no judía. Fue clasificado como delincuente habitual y más tarde fue deportado al campo de concentración de Sachsenhausen, cerca de Berlín. Fue obligado a realizar trabajo pesado en proyectos de construcción. Edward se había casado poco antes de ser encarcelado, y su esposa hizo trámites para emigrar de Alemania. Edward fue liberado de la custodia en septiembre de 1938 y se fue de Alemania. Se quedó con parientes en Ámsterdam, Países Bajos, y más tarde emigró a Estados Unidos.

La transcripción completa

Habíamos ido a una fiesta de cumpleaños el 14 de junio con unos amigos nuestros y volvimos a casa alrededor de la medianoche. A las cuatro de la madrugada, escuchamos golpes en la puerta, y pensé que eran nuestros amigos que querían seguir celebrando. Entonces, les dije: "Vamos, vuelvan a su casa, ya tuvimos suficiente. Son las cuatro, mañana tengo que trabajar". Como los golpes persistían, abrí la puerta y dos hombres vestidos de civil y con armas entraron a la sala: "Usted está bajo arresto". "¿Bajo arresto? ¿Por qué? Yo no hice nada". No hicieron preguntas. En ese momento no nos amedrentaban. Me vestí y nos llevaron a la estación de policía del barrio donde estábamos. Entré a una sala quizá tan grande como esta. Y allí debía haber unas doscientas o trescientas personas, y no sabíamos qué pasaba. "¿Por qué, por qué están aquí ustedes?" "No sé, yo no hice nada". No sabíamos nada. Nada. No tenía ni la menor idea de lo que iba a pasar. Lo único que sabíamos era que estábamos bajo arresto. Alrededor de las siete o seis de la mañana, nos subieron en camiones y nos llevaron a una estación de trenes alejada en un lugar llamado Fuhlsbuettel. Es en un suburbio de Hamburgo. Los camiones tenían el apoyo de un policía; bueno, eran automóviles de las tropas de Asalto, no eran automóviles de la policía, la policía privada no tenía nada que ver con eso. Tenían un automóvil delante, otro detrás y uno a cada lado del camión con perros de caza. Para ponerle humor, podríamos decir que no querían que nadie se perdiera. Nos llevaron a la estación de trenes y nos subieron a trenes comunes, no a vagones de carga, como ocurrió más tarde, nosotros no íbamos en vagones de carga, íbamos en trenes comunes y viajamos varias horas. No sabíamos a dónde íbamos, no teníamos idea de lo que estaba pasando, así que imagínense la ansiedad, algunas personas mayores —yo era apenas un jovencito, pero había gente mayor— se pusieron a llorar; no sabíamos qué habíamos hecho. Cuando llegamos a Berlín, nos volvieron a subir en camiones... no, me equivoqué, fuimos a una ciudad llamada Oranienburg, que es un suburbio de Berlín. A qué distancia de Berlín está, no sé. El tren se detuvo, nos bajaron a empujones y comenzamos a marchar hacia el campo.


Etiquetas


  • US Holocaust Memorial Museum Collection
Ver detalles de la colección

Esta página también está disponible en:

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.