Testimonio

Benjamin (Beryl) Ferencz

Ben nació en un pequeño pueblo en los Montes Cárpatos de Transilvania, en Rumania. Cuando era bebé, su familia se mudó a los Estados Unidos. Fue a Harvard, donde estudió derecho penal. Se graduó en la Facultad de Derecho en 1943 y se unió al batallón de artillería antiaérea estadounidense, que se preparaba para la invasión de Europa occidental por parte de los Aliados. Al terminar la Segunda Guerra Mundial en Europa, Ben fue transferido a la división de investigaciones de crímenes de guerra del ejército estadounidense. Allí se encargó de reunir evidencia contra los presuntos criminales de guerra nazis y capturarlos. Finalmente se convirtió en fiscal jefe de los Estados Unidos en el caso Einsatzgruppen y en los Procesos Posteriores de Nuremberg.

La transcripción completa

Bueno, la investigación preliminar típica era, teníamos un informe, por ejemplo, de aviadores o de paracaidistas estadounidenses que habían caído y habían sido asesinados por la población. Recibíamos esos informes de algún informante o de alguien del campo que había llegado a través de la inteligencia militar hasta la unidad de crímenes de guerra. Lo que hacía yo era subir a un todoterreno e ir hasta el lugar, generalmente solo o con algún conductor. Llegaba allí y me dirigía a la autoridad más cercana, ya fuera un Buergermeister [alcalde] o un jefe de policía, y le comunicaba: "Tenemos información de que se están cometiendo crímenes de guerra aquí", y "¿Sabe algo sobre eso?" Por supuesto: "No sé nada al respecto." "Siéntese y escriba una declaración jurada y describa todo lo que sabe, y si miente será fusilado; también quiero que arreste a todos dentro de las 500 yardas de este lugar y tráigalos aquí, siéntelos y haga que escriban declaraciones. Explíqueles que...". Encontraba a alguien que hablara alemán, ya que en ese momento yo no lo hablaba, nunca estudié alemán. Por supuesto, después de un tiempo, aprendí, pero en ese momento mi alemán era muy malo, hablaba en yidish casi siempre, pero me las arreglaba para hacerme entender lo suficiente y hacer el trabajo. Yo decía, "Consiga a alguien que sepa inglés y alemán para que haga de traductor y les explique...". Arrestaban a 50 o 75 personas, "y dígales a todas que se sienten y escriban exactamente qué pasó. Y el que mienta será fusilado". Quedaban parados en posición de atención, temblaban y se sentaban a escribir. Los manteníamos separados, luego yo recogía todas las declaraciones y decía "Ahora léanmelas". Me las leían y pronto, si leíamos 75 declaraciones, teníamos 40 que decían lo mismo. Las otras decían "Yo no estaba ahí", "Nunca escuché nada de eso", "Yo estaba ordeñando la vaca en ese momento" y cosas así. Pero con las 40 declaraciones sabíamos lo que había pasado. Entonces podía escribir que en tal y tal fecha un avión aliado había sido derribado, que dos pilotos estadounidenses habían sido capturados, llevados al medio del pueblo, que habían sido golpeados por la población o que habían sido llevados al cuartel de la Gestapo. Y variaba, había muchos casos así, luego iba al cuartel de la Gestapo para ver si podía atraparlo, y casi invariablemente se habían ido, pero me apoderaba de los registros y averiguaba quién estaba a cargo. Luego intentaba encontrar los cuerpos y desenterrarlos. A veces los desenterraba yo, a veces llamaba al registro de fosas y hacía que enviaran un equipo o a veces paraba a los alemanes y les decía que comenzaran a cavar. Desenterraba los cuerpos, llamaba al equipo de cámaras, a las fuerzas de comunicación, tomaba fotografías, los lavaba, trataba de identificarlos y escribía un informe, y emitía una orden de arresto a todas las unidades para arrestar a tal y tal -- que en ese momento eran prisioneros de guerra que estaban siendo capturados e identificados -- y que los detuvieran para los juicios de crímenes de guerra. Entonces, ese tipo de investigación podía hacer yo mismo.


Etiquetas


  • US Holocaust Memorial Museum Collection
Ver detalles de la colección

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.