Belzec (versión abreviada)

En noviembre de 1941, las autoridades alemanas comenzaron a construir un centro de exterminio donde antes había un campo de trabajo, en el sudeste de la Polonia ocupada. Belzec, que fue el segundo centro de exterminio alemán, comenzó a funcionar el 17 de marzo de 1942. Entre marzo y diciembre de 1942, los alemanes deportaron unos 434.500 judíos y una cantidad indeterminada de romaníes (gitanos) y polacos cristianos a Belzec, y allí fueron asesinados. La mayoría de las víctimas eran judíos provenientes de guetos del sur de Polonia. Los alemanes también deportaron judíos alemanes, austríacos y checos a Belzec.

Las autoridades en el centro de exterminio eran un pequeño grupo de oficiales alemanes de las SS y de la policía, y una unidad de guardia auxiliar compuesta por ex prisioneros de guerra soviéticos y civiles ucranianos o polacos. Un estrecho camino cerrado denominado el “tubo” conectaba las dos secciones del centro de exterminio. El área en la que se llevaba a cabo el asesinato masivo incluía las cámaras de gas y las fosas comunes. Los árboles plantados alrededor del perímetro y las ramas entrelazadas con la cerca de alambre de púas impedían que se vean las operaciones dentro del campo.

Trenes de 40 a 60 vagones de carga, cada uno con 80 o 100 personas, llegaban a la estación de trenes de Belzec. Se llevaban veinte vagones de carga por vez al campo. Los judíos que llegaban debían desembarcar. El personal alemán de las SS y de la policía anunciaba que los judíos deportados habían llegado a un campo de tránsito y estos debían entregar todos los objetos de valor. Los judíos eran obligados a desvestirse y a correr por el “tubo”, que los conducía directamente a las cámaras de gas, llamadas deshonestamente duchas. Una vez que se cerraban las puertas de las cámaras, se introducía monóxido de carbono en ellas y así asesinaban a todas las personas que estaban en el interior. Lo mismo se hacía con los hombres, las mujeres y los niños deportados en los 20 vagones de carga siguientes.

Los grupos de prisioneros seleccionados para permanecer con vida y realizar trabajos forzados eran los encargados de sacar los cuerpos de las víctimas de las cámaras de gas y de enterrarlas en fosas comunes. Otros prisioneros debían clasificar las posesiones de las víctimas y limpiar los vagones de carga para la próxima deportación. El personal del campo asesinaba periódicamente a estos trabajadores y los reemplazaba por prisioneros recién llegados. En octubre de 1942, el personal alemán de las SS y de la policía, con la ayuda de grupos de prisioneros judíos, comenzó a exhumar las fosas comunes en Belzec y a quemar los cuerpos en “hornos” al aire libre hechos con rieles de ferrocarril. Los alemanes también emplearon una máquina para aplastar los fragmentos de huesos hasta convertirlos en polvo. A fines de la primavera de 1943, el campo fue desmantelado. Durante junio de 1943, los prisioneros judíos restantes eran asesinados en Belzec o deportados al centro de exterminio de Sobibor para matarlos con gas. Tras el desmantelamiento de Belzec, los alemanes araron la tierra del lugar. Las fuerzas soviéticas invadieron la región en julio de 1944.

Thank you for supporting our work

We would like to thank The Crown and Goodman Family and the Abe and Ida Cooper Foundation for supporting the ongoing work to create content and resources for the Holocaust Encyclopedia. View the list of all donors.