<p>Dos familias judías alemanas en una reunión antes de la guerra. Solamente dos personas de este grupo sobrevivieron el Holocausto. Alemania, 1928.</p>

Los judíos en la Alemania de la preguerra

Más información sobre esta imagen

Los judíos en la Alemania de la preguerra De acuerdo con el censo de junio de 1933, la población judía de Alemania era de unas 500.000 personas. Los judíos representaban menos del uno por ciento del total de la población alemana que era de unos 67 millones de personas. A diferencia de los métodos comunes para censar, el criterio racista nazi (codificado en las leyes de Nuremberg de 1935 y en ordenanzas subsiguientes) identificaba a los judíos de acuerdo con la religión que practicaban los abuelos de una persona. En consecuencia, los nazis clasificaban como judíos a miles de personas que se habían convertido del judaísmo a otra religión, entre ellos hasta monjas y sacerdotes católicos romanos y pastores protestantes cuyos abuelos eran judíos.

El 80 por ciento (unas 400.000 personas) de los judíos que estaban en Alemania tenían ciudadanía de ese país. El resto eran principalmente judíos de ciudadanía polaca, muchos de ellos habían nacido en Alemania y tenían condición de residencia permanente en Alemania.

En conjunto, cerca del 70 por ciento de los judíos de Alemania vivía en áreas urbanas. El cincuenta por ciento de todos los judíos vivía en las 10 ciudades alemanas más grandes: Berlín (unos 160.000), Frankfurt del Meno (unos 26.000), Breslau (unos 20.000), Hamburgo (unos 17.000), Colonia (unos 15.000), Hannover (unos 13.000) y Leipzig (unos 12.000).

FECHAS CLAVES

1 DE ABRIL DE 1933
BOICOT NACIONAL DE LOS NEGOCIOS DE PROPIEDAD JUDÍA

A las 10 de la mañana, los miembros de las tropas de asalto (SA) y las SS (la guardia élite del estado nazi) se paran frente a los negocios de propiedad judía de toda Alemania para informarle al público que los propietarios de esos establecimientos eran judíos. La palabra alemana "Jude" que significa "judío" con frecuencia se pintarrajea en los escaparates de las tiendas, y una estrella de David pintada en amarillo y negro en las puertas. Estas manifestaciones son acompañadas por carteles antisemitas. En algunas ciudades, las SA marchan por las calles cantando consignas antisemitas y canciones partidistas. En otras ciudades, la violencia acompaña al boicot; en Kiel, un abogado judío es asesinado. El boicot termina a medianoche. Los boicots organizados a nivel local continúan durante buena parte de la década de 1930.

15 DE SEPTIEMBRE DE 1935
SE INSTITUYEN LAS LEYES DE NUREMBERG

En su mitin partidista anual, los nazis anuncian nuevas leyes que convierten a los judíos en ciudadanos de segunda clase y revocan la mayoría de sus derechos políticos. Además, a los judíos se les prohíbe casarse o tener relaciones sexuales con personas de "sangre alemana o afín". La "infamia racial", como se dio a conocer, se convierte en un delito penal. Las leyes de Nuremberg definen al "judío" como alguien que tiene tres o cuatro abuelos judíos o que es judío practicante. En consecuencia, los nazis clasifican como judíos a miles de personas que se han convertido del judaísmo a otra religión, entre ellos hasta monjas y sacerdotes católicos romanos y pastores protestantes cuyos abuelos eran judíos.

9 DE NOVIEMBRE DE 1938
"KRISTALLNACHT": UN POGROM NACIONAL

En respuesta al asesinato del diplomático alemán Ernst vom Rath por parte de un joven judío en París, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels pronuncia un ardiente discurso ante los fieles miembros del partido nazi en Munich, que están reunidos para conmemorar el aniversario del infructuoso Putsch de la cervecería de 1923 (el primer intento de Adolf Hitler de tomar el poder). El discurso es una señal para el asalto organizado de hogares, comercios y lugares de culto de los judíos por parte de los miembros de las SA, las SS y otras organizaciones del partido nazi como la Juventud Hitleriana. Aunque los funcionarios nazis más tarde describen el pogrom como un acto espontáneo de indignación pública, la participación de la población en el pogrom es limitada. La violencia contra los judíos dura hasta la mañana del 10 de noviembre y se hace conocida como "Kristallnacht": la "Noche de los cristales rotos". Al menos 91 judíos fueron asesinados y hasta 30.000 fueron arrestados y confinados en campos de concentración. La "arianización", la transferencia de comercios de propiedad judía a los "arios", se acelera después del pogrom.