<p>Un grupo de jovencitas posan en un jardín de la ciudad de Eisiskes. Los judíos de este shtetl fueron asesinados por los <a href="/narrative/2290/es">Einsatzgruppen</a> (equipos móviles de matanza) el 21 de septiembre de 1941. Fotografía tomada antes de septiembre de 1941.</p>

Los equipos móviles de matanza

Los equipos móviles de matanza Después de que el ejército alemán invadiera la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, comenzó una nueva etapa en el Holocausto. Encubiertos por la guerra y confiados en la victoria, los alemanes pasaron de la emigración forzada y el encarcelamiento de judíos al asesinato en masa. Los escuadrones de tareas especiales, o Einsatzgruppen, formados por la policía y unidades (SS) nazis, se movían con rapidez tras los pasos del ejército alemán en su avance. Su trabajo era matar a cualquier judío que encontraran en el territorio soviético ocupado. Algunos residentes de las regiones ocupadas, principalmente ucranianos, letones y lituanos, ayudaron a estos equipos móviles de matanza alemanes trabajando como policía auxiliar.

Los equipos móviles de matanza actuaban con rapidez, tomando a la población judía por sorpresa. Los asesinos entraban a un pueblo o una ciudad y arrestaban a todos los hombres, las mujeres y los niños judíos. También se llevaron a muchos dirigentes del partido comunista y a romaníes (gitanos). Las víctimas eran obligadas a entregar cualquier objeto de valor que tuvieran y a quitarse la ropa, que más tarde se mandaba para usar en Alemania o se distribuía entre los colaboradores locales. Luego, los miembros de los equipos de matanza obligaban a las víctimas a marchar hacia campos abiertos, bosques y barrancos ubicados en las afueras de pueblos y ciudades tomados. Allí los fusilaban o los mataban en camiones de gas y tiraban los cuerpos en fosas comunes.

El 21 de septiembre de 1941, la víspera del Año Nuevo judío, un equipo móvil de matanza entró a Ejszyszki, un pequeño pueblo en lo que hoy es Lituania. Los miembros del escuadrón de la muerte apiñaron a unos 4.000 judíos del pueblo y de regiones vecinas en tres sinagogas, donde los tuvieron durante dos días sin comida ni agua. Luego, en dos días de matanza, los hombres, las mujeres y los niños judíos fueron llevados a cementerios, alineados frente a fosas abiertas y fusilados. En la actualidad, no hay judíos en Ejszyszki. Fue uno de los cientos de ciudades, pueblos y shtetls donde los judíos fueron asesinados durante el Holocausto. La riqueza cultural de la mayoría de estas comunidades judías se perdió para siempre.

Los equipos de matanza asesinaron a más de un millón de judíos y a decenas de miles de otras personas inocentes. En Babi Yar, cerca de Kiev, unos 34.000 judíos fueron asesinados en dos días de fusilamientos. Solo unas pocas personas de la población general ayudaron a sus vecinos judíos a escaparse. La mayoría de la gente tenía miedo de que también los mataran.

Las masacres de hombres, mujeres y niños inocentes en Babi Yar y otros pueblos no fueron llevadas a cabo por rufianes ni locos. Los verdugos eran hombres "comunes" que seguían las órdenes de sus oficiales superiores. Muchos de los asesinos tenían esposa e hijos en Alemania. La propaganda y el entrenamiento les habían enseñado a los miembros de los equipos móviles de matanza a ver a sus víctimas como enemigos de Alemania. Algunos asesinos bebían mucho para adormecer los pensamientos y los sentimientos. Además, para distanciarse de sus terribles crímenes, cuando describían sus acciones usaban palabras en código como "tratamiento especial" y "acción especial" en lugar de "exterminio" o "matanza".

FECHAS CLAVES

22 DE JUNIO DE 1941
USO DE LOS EQUIPOS DE MATANZA CONTRA LOS JUDÍOS

Los equipos móviles de matanza alemanes, llamados unidades de tareas especiales (Einsatzgruppen), tienen órdenes de asesinar judíos durante la invasión a la Unión Soviética. Estos escuadrones siguen al ejército alemán a medida que avanza en territorio soviético y llevan adelante operaciones de asesinato en masa. En un principio, los equipos móviles de matanza le disparan principalmente a los hombres judíos; pero muy pronto a donde quiera que van le disparan a todos los hombres, las mujeres y los niños judíos, sin tener en cuenta la edad o el sexo. Para la primavera de 1943, los equipos móviles de matanza habrán asesinado a más de un millón de judíos y a decenas de miles de miembros de la resistencia, romaníes (gitanos) y funcionarios políticos soviéticos.

29 Y 30 DE SEPTIEMBRE DE 1941
UNOS 34 MIL JUDÍOS SON ASESINADOS EN BABI YAR

Los alemanes les ordenan a los judíos que viven en Kiev que se reúnan en la calle Melnik para el reasentamiento fuera de la ciudad. En realidad, los que se presentan son llevados a la calle Melnik hacia el cementerio judío y el barranco, llamado Babi Yar. Los judíos son obligados a entregar sus objetos de valor, desvestirse e ir al barranco en pequeños grupos. Allí, los equipos alemanes de matanza y las unidades auxiliares ucranianas los fusilan. La masacre continúa durante dos días. Unos 34.000 judíos —hombres, mujeres y niños— son asesinados en esta operación. En los meses siguientes, miles de judíos más son fusilados en Babi Yar. En el barranco también son asesinados muchos que no son judíos, como romaníes (gitanos) y prisioneros de guerra soviéticos.

1 DE DICIEMBRE DE 1941
EL COMANDANTE DE UN EQUIPO DE MATANZA INFORMA 137.346 ASESINATOS

En el llamado "Informe Jaeger", el coronel de las SS Karl Jaeger informa sobre los asesinatos que su unidad llevó a cabo en Lituania entre el 2 de julio y el 1 de diciembre de 1941. Allí informa que su escuadrón asesinó 137.346 hombres, mujeres y niños judíos. Los judíos de las ciudades de Kovno, Ukmerge y Vilna son asesinados en una serie de masacres que se llevan a cabo durante el verano de 1941. Casi todos los judíos que viven en pequeños pueblos y aldeas de Lituania son asesinados. Jaeger informa que solo quedan unos 35.000 judíos, principalmente que realizan trabajos forzados en los ghettos de Kovno, Vilna y Siauliai.