Joseph Goebbels, the Nazi minister of propaganda, speaks at a rally in favor of the boycott of Jewish-owned shops. [LCID: 44203]

La propaganda y la censura nazi

La propaganda y la censura nazi Una vez que lograron ponerle fin a la democracia y convertir a Alemania en una dictadura unipartidista, los nazis orquestaron una campaña de propaganda masiva para ganar la lealtad y la cooperación de los alemanes. El Ministerio de Propaganda nazi, dirigido por el doctor Joseph Goebbels, tomó el control de todas las formas de comunicación de Alemania: periódicos, revistas, libros, reuniones públicas y mítines, el arte, la música, las películas y la radio. Los puntos de vista que de algún modo amenazaran las creencias nazis o el régimen eran censurados o eliminados de todos los medios.

Durante la primavera de 1933, las organizaciones estudiantiles, los profesores y los bibliotecarios nazis armaron largas listas de libros que pensaban que no debían ser leídos por los alemanes. Luego, en la noche del 10 de mayo de 1933, los nazis allanaron bibliotecas y librerías de toda Alemania. Marcharon con antorchas en desfiles nocturnos, cantaron canciones y arrojaron libros a enormes hogueras. Esa noche se quemaron más de 25.000 libros. Algunos eran obras de autores judíos, incluidos Albert Einstein y Sigmund Freud. Pero la mayor parte de los libros eran de autores no judíos, incluidos estadounidenses famosos como Jack London, Ernest Hemingway y Sinclair Lewis, cuyas ideas eran vistas por los nazis como diferentes a las propias y, por lo tanto, no debían leerse.

Los censores nazis también quemaron libros de Helen Keller, quien se había sobrepuesto a la sordera y la ceguera para convertirse en una escritora respetada. Consultada acerca de la quema de libros, ella respondió: "La tiranía no puede derrotar el poder de las ideas". Cientos de miles de personas de Estados Unidos protestaron contra la quema de libros, una clara violación de la libertad de expresión, en mítines públicos en Nueva York, Filadelfia, Chicago y St. Louis.

Las escuelas también tuvieron un papel importante en la difusión de las ideas nazis. Mientras algunos libros eran sacados de las aulas por los censores, otros libros de textos, recientemente escritos, eran incorporados para inculcarles a los estudiantes la obediencia ciega al partido, el amor a Hitler y el antisemitismo. En reuniones extraescolares de la Juventud Hitleriana y la Liga de Jóvenes Alemanas se enseñaba a los niños a ser fieles al partido nazi. Dentro y fuera de la escuela, los jóvenes celebraban ocasiones como el cumpleaños de Adolf Hitler y el aniversario de la fecha en que tomó el poder.

FECHAS CLAVES

5 DE DICIEMBRE DE 1930
JOSEPH GOEBBELS IRRUMPE EN EL ESTRENO DE UNA PELÍCULA

En Berlín, Joseph Goebbels, uno de los principales lugartenientes de Adolf Hitler, y las Tropas de Asalto (SA) irrumpen en el estreno de "Sin novedad en el frente occidental", una película basada en la novela del mismo nombre de Erich Maria Remarque. Los manifestantes nazis arrojan bombas de humo y polvo que hace estornudar a fin de interrumpir la película. Las personas de la audiencia que protestan por la interrupción son golpeadas. La novela siempre había sido rechazada por los nazis, que creían que su descripción de la crueldad y el absurdo de la guerra eran "no alemanas". Finalmente, la película sería prohibida. Remarque emigraría a Suiza en 1931, y los nazis, después de tomar el poder, revocarían su ciudadanía alemana en 1938.

13 DE MARZO DE 1933
JOSEPH GOEBBELS DIRIGE EL MINISTERIO DE PROPAGANDA DEL REICH

Joseph Goebbels, uno de los colaboradores de más confianza de Adolf Hitler, es nombrado titular del Ministerio de Propaganda e Información del Reich. Este organismo controla la redacción y la transmisión de todos los medios (periódicos, programas de radio y películas) así como los espectáculos públicos y los programas culturales (teatro, arte y música). Goebbels integra a los medios el racismo y las ideas nazis.

10 DE MAYO DE 1933
JOSEPH GOEBBELS HABLA EN LA QUEMA DE LIBROS DE BERLÍN

Cuarenta mil personas se reúnen para escuchar hablar al ministro de propaganda alemán, Joseph Goebbels, en la Plaza de la Ópera de Berlín. Goebbels condena las obras escritas por judíos, liberales, izquierdistas, pacifistas, extranjeros y otros como "no alemanas". Los estudiantes nazis comienzan la quema de libros. Los libros "censurados" son eliminados de todas las bibliotecas de Alemania. Goebbels proclama la "limpieza del espíritu alemán".