Testimonio

Chaim Engel

Los alemanes capturaron a Chaim, un soldado en el ejército polaco, cuando invadieron Polonia en 1939. Inicialmente lo mandaron a Alemania para realizar trabajos forzados, pero como era prisionero de guerra judío fue mandado de vuelta a Polonia. Finalmente fue deportado al campo de Sobibor, donde el resto de su familia murió. En la sublevación de Sobibor en 1943, Chaim mató a un guardia. Se escapó con su novia, Selma, con quien luego se casó. Un granjero los escondió hasta la liberación en junio de 1944.

La transcripción completa

Decidimos que a las cuatro en punto haríamos una sublevación de la siguiente manera: en cada grupo que trabajaba —como nosotros, por ejemplo, que separábamos las ropas—, había dos o tres alemanes que nos supervisaban. Cada grupo hacía diferentes trabajos y lo que esos dos o tres alemanes hacían era controlar cómo trabajaban. Así que en cada grupo decidimos asignar a dos personas que, con algún pretexto, tenían que llevarlos hasta el depósito o algún otro lugar y asesinarlos silenciosamente con un cuchillo o un hacha o lo que fuera, hacerlo como si nada y, mientras tanto, también cortar las alambradas. Y como dije antes, intentamos hacerlo cuando [el sargento de las SS Gustav] Wagner estaba de vacaciones, de modo que no era realmente seguro, sino un poco más seguro. Así que asignamos personas en cada grupo para hacer este tipo de trabajo. En las barracas donde vivíamos, había un orfebre, un sastre y un zapatero, y les hacían ropa, zapatos? Eso significaba que tenían que ir a probárselos. Así que les decían: “Ese día tendré la prueba para usted. Venga entonces y tendré sus zapatos o ropas para que se los pruebe”. Y cuando iban, ya había personas con hachas o cuchillos. Se escondían detrás de una cortina o algo y los asesinaban en el lugar. Cuando iban a hacerse la prueba, los abrumaban y los asesinaban, los escondían donde nadie los viera y el trabajo continuaba como si nada hubiera pasado.


Etiquetas


  • US Holocaust Memorial Museum Collection
Ver detalles de la colección

Compartir