<p>Judíos llevando sus pertenencias durante una deportación al campo de exterminio de Chelmno. La mayoría de las personas que se ven aquí habían sido previamente deportadas a Lodz desde Europa Central. Lodz, Polonia, entre enero y abril de 1942.</p>

La vida en los ghettos

Más información sobre esta imagen

La vida en los ghettos La vida en los ghettos por lo general era insoportable. El hacinamiento era común. En un apartamento podían vivir varias familias. Cuando las cañerías se rompían, los desechos humanos eran tirados a las calles junto con la basura. En viviendas tan carentes de espacio e higiene, las enfermedades contagiosas se propagaban con rapidez. La gente siempre tenía hambre. Los alemanes deliberadamente trataban de hacer pasar hambre a los residentes permitiéndoles comprar solamente una pequeña cantidad de pan, papas y grasa. Algunos residentes tenían algo de dinero u objetos de valor que podían cambiar por comida ingresada de contrabando al ghetto; otros se veían forzados a mendigar o a robar para sobrevivir. Durante los largos inviernos, el combustible para calefacción era escaso y mucha gente carecía de ropa adecuada. La gente, debilitada por el hambre y la exposición al frío, se enfermaba fácilmente. Decenas de miles murieron en los ghettos por enfermedad, inanición o frío. Para escaparse de una vida sin esperanza, algunas personas se suicidaron.

Todos los días había niños que quedaban huérfanos y muchos tenían que cuidar a niños aún menores. Los huérfanos solían vivir en las calles, mendigando mendrugos de pan a otros que tenían poco o nada para compartir. Muchos murieron congelados en el invierno.

Para sobrevivir, los niños tenían que ser ingeniosos y volverse útiles. Los niñitos del ghetto de Varsovia a veces ayudaban a llevar comida de contrabando para sus familias y amigos, al pasar gateando a través de pequeñas aberturas que había en la pared del ghetto. Eso implicaba un gran riesgo, ya que los contrabandistas que eran capturados eran sometidos a castigos severos.

Muchos jóvenes trataron de continuar su educación asistiendo a clases organizadas por los adultos de numerosos ghettos. Como esas clases por lo general se daban en secreto, en rebeldía a los nazis, los alumnos aprendían a ocultar los libros bajo la ropa cuando era necesario para evitar ser atrapados.

Pese a que el sufrimiento y la muerte los rodeaba, los niños no dejaban de jugar con juguetes. Algunos tenían muñecas o camiones muy queridos que llevaron al ghetto. Los niños también fabricaban juguetes, usando cualquier trozo de tela y madera que encontraran. En el ghetto de Lodz, los niños convertían la parte de arriba de las cajas vacías de cigarrillos en naipes.

FECHAS CLAVES

8 DE FEBRERO DE 1940
LOS JUDÍOS DE LODZ SON OBLIGADOS A ENTRAR EN EL GHETTO

Los alemanes ordenan la creación de un ghetto en la parte nordeste de Lodz. Más de 160.000 judíos (más de un tercio de toda la población de Lodz) son obligados a vivir en una zona pequeña de la ciudad. Después de Varsovia, los judíos de Lodz conformaban la segunda comunidad judía más grande de la Polonia de la preguerra. El ghetto de Lodz está separado del resto de la ciudad por una cerca de alambre de púas. La zona del ghetto está dividida en tres partes por la intersección de dos vías principales, que están excluidas del ghetto. Para conectar los tres segmentos del ghetto, se construyen puentes peatonales. Los tranvías para la población de Lodz que no es judía atraviesan el ghetto pero no tienen permitido detenerse dentro de él. Las condiciones de vida en el ghetto son horribles; la mayor parte de la zona no posee agua potable ni un sistema de cloacas. La vida se caracteriza principalmente por el trabajo arduo, la superpoblación y la hambruna.

16 DE ENERO DE 1942
LOS JUDÍOS DE LODZ SON DEPORTADOS AL CENTRO DE EXTERMINIO DE CHELMNO

Comienzan las deportaciones desde el ghetto de Lodz al centro de exterminio de Chelmno. La policía realiza arrestos masivos en el ghetto. Cientos de judíos, principalmente niños, ancianos y enfermos son asesinados en el momento mismo de las deportaciones. Para septiembre de 1942, más de 70.000 judíos y alrededor de 5.000 romaníes (gitanos) habrán sido deportados a Chelmno, donde serán asesinados en camiones móviles de gas (camiones con un compartimento herméticamente cerrado que funciona como una cámara de gas).

23 DE JUNIO DE 1944
LOS ALEMANES REANUDAN LAS DEPORTACIONES DESDE EL GHETTO DE LODZ

Entre septiembre de 1942 y mayo de 1944, no se realizan deportaciones importantes desde Lodz. El ghetto se asemeja a un campo de trabajos forzados. En la primavera de 1944, los nazis deciden destruir el ghetto de Lodz. Para entonces, es el único ghetto que queda en Polonia y posee una población de aproximadamente 75.000 judíos. El 23 de junio de 1944, los alemanes reanudan las deportaciones desde Lodz. Aproximadamente 7.000 judíos son deportados a Chelmno y asesinados. Las deportaciones continúan durante julio y agosto; la mayoría de la población restante del ghetto es deportada al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Se elimina el ghetto de Lodz.